fbpx

El arte de soltar y vivir en abundancia

¡Compartilo!

Todo lo que atravesás es parte del proceso. Y no hay que olvidarse de que como en la naturaleza, hay tiempos de siembra, de cuidados y riegos, tiempo de crecer y tiempo de cosechar. 

¿Qué significa soltar? ¿Cómo sé si estoy pensando desde la carencia? 

Esta frase me hizo hacer un click el otro día (Sí, sigo haciendo clicks).

“ Mientras vivimos deseando lo que no tenemos, vivimos desde la carencia. Cuando apreciamos lo que tenemos y lo utilizamos para evolucionar, vivimos en la abundancia.
Ser abundante no es tener, ser abundante es saber que llegará lo que precisamos a cada instante.”

Enric corbera


Aquí hay tres puntos importantes:

  • Vivir deseando lo que no tenemos = CARENCIA
  • Apreciar lo que tenemos y usarlo para evolucionar
  • Y saber que llegará lo que precisamos a cada instante= ABUNDANCIA


Darme cuenta de que veía lo que estaba haciendo desde la carencia, no fue fácil.

Este es uno de los mayores desafíos que me ha hecho frustrar, enojar y creo que es algo que afecta a muchos que empiezan su camino a la libertad.

Sabés que no es fácil, entendés que es un paso a paso, que hay que comprometerse y hacerlo.

Pero un día, llega esa vocecita que te dice que falta mucho y que vas a ser más feliz cuando llegues a tu meta.

Y ves que ese paso a paso es un universo de pasos y te abrumás.


Todo esto va acompañado de frustración, ansiedad, desvalorización, comparación, etc.

Y ves, que esas personas que te inspiran, que “ya han llegado” tienen todo armado y empezás a pensar que vos no sos capaz, que es demasiado difícil y comenzás a desear eso que no tenés desde la carencia.

¿Por qué desde la carencia? Porque el enfoque es que esa meta me va a dar lo que me falta.

Crees que quizás no es el momento, y entonces, te engañas y ponés una pausa, cayendo en la espera.


¿Qué diferencia hay entre la espera y soltar?

En la new age, es muy común escuchar: bueno, soltá… dejá que fluya... pero a veces, se transforma en una espera disfrazada de “estar fluyendo”

Que sea cuando tenga que ser y todas esas frases que no están mal, pero que tienen que considerar esta diferencia:

Esperar es: que tu ego decida que es momento de poner pausa, porque “no es el momento” y la decisión de que no es el momento, no considera que, eso que no se presenta afuera es porque aun no se trabajó adentro. Es una posición pasiva.

Soltar es: Considerando que estás atravesando los desafíos y combates internos y que en tu realidad estás moviendo todos los hilos para alcanzar lo que deseas… soltás las expectativas en el resultado… concentrándote en Vivir Hoy en coherencia (emoción, acción, palabra,pensamiento) eso que querés.


Entonces si querés vivir viajando teniendo libertad geográfica, temporal y financiera..

Esperar sería decir: cuando todo se acomode, empiezo…. Y que el universo provea.

Soltar es: vivo con libertad hoy y me dirijo adonde quiero, vaciándome de lo que me limita y llenándome de lo que me ayuda a conseguir eso que quiero. Pero sin expectativas en el resultado, confiando en que llegará lo que preciso a cada instante (porque el universo entiende que estoy cumpliendo con mi decisión)


No es fácil, confiar, valorizar los pequeños alcances, tener paciencia… cuando sólo te concentrás en la meta.

¿Por qué esa obsesión con llegar?

¿Qué crees que vas a tener en ese momento que no tenés ahora?

¿Qué te pone ansioso?


Muchas veces, me vi pensando en llegar a la meta para buscar la aceptación de los demás, o porque creo, imaginariamente, que voy a estar más tranquila y voy a tener más tiempo.

Pero eso es así, porque me baso en el tiempo lineal conocido y aceptado:

                                                 

Pero la vida, con sus vueltas y sorpresas, también se rige por otro tiempo, el circular. Es el tiempo de las estaciones, los ciclos. 


Considerando esto, el pasado, el futuro y el presente ya no tienen esa secuencia lógica. Así puedo pensar que si actúo viviendo hoy en coherencia con mi resultado (futuro), sintiéndome como creo que me voy a sentir cuando obtenga eso que quiero, sincronizo uno y otro. Desde donde comienzo determina mi resultado. 


“Cuando apreciamos lo que tenemos y lo usamos para evolucionar vivimos en la abundancia”

Antes te hable de que cuando vivimos deseando lo que no tenemos vivimos en la carencia.

La abundancia no tiene que ver con tener mucho de algo.


Desglosemos la frase:

Cuando apreciamos lo que tenemos:  no sólo desde lo material. Valoro lo que tengo hoy en mí, mis talentos, habilidades, mis sombras, etc.

Y lo usamos para evolucionar:  No es algo pasivo, tenés que usarlo. Esto es lo que tengo, lo valoro, lo aprecio y lo voy a usar para convertirme en una mejor versión de mi mismo, voy a evolucionar.

Tengo arcilla, agua, tintes, mis manos, etc. Son muy valiosos, son la materia prima para crear las mejores piezas de cerámica.

Ahora, si me quiero ahorrar el proceso, y creo que lo importante lo voy a tener cuando las piezas estén creadas, estoy viéndolo desde la carencia.


Cuando en la arcilla, el agua, los tintes, mis manos, mi imaginación, mis conocimientos, veo la esencia de lo que voy a hacer y disfruto de su textura, de ensuciarme las manos, de los intentos fallidos, y en ese proceso mejoro y gracias a eso soy capaz de crear mejores piezas, eso es vivir en abundancia.


Gracias a esos errores, al tiempo de amasado, al apreciar la magia de los colores, las formas, esas piezas se transforman en una GRAN CREACIÓN, que me hace confiar en el proceso. El universo te conecta con lo que precisás a cada instante, de las formas más variadas e inesperadas.

A veces, la forma en que te conecta con lo que precisás no es la que pensabas, o la que quisieras. Hay que estar abierto y atento a esas oportunidades que vienen en forma de casualidad.

Creo que amar lo que hacés, cada paso, lo que te encanta y lo que te parece tedioso, pero sabés que te lleva a evolucionar, es la clave.

Como en esta canción de Silvio Rodriguez que ilustró mi amiga Evangelina de Arte con alas:



Sólo el amor, convierte en MILAGRO el BARRO.

Y para entenderlo como milagro, lo tenés que conocer, embarrarte, ensuciarte, involucrarte en todos sus aspectos, y cuando lo ames, se convertirá en milagro.

Amar todo el proceso es como leer un libro excelente, disfrutando de cada palabra y que no te importa saber cómo termina. Cada frase, cada palabra e idea es tan mágica, que el final pierde relevancia.


Ahora, no confundas esto que te digo con que la meta, entonces, no importa.

Porque siguiendo con la cerámica, gracias a querer crear esas piezas y dirigirte a ello, descubriste la arcilla, los colores, la sensación de tus manos en acción y todo de lo que sos capaz.

Es por ese propósito, que llegarás a un propósito mayor, descubrirte, superarte, conocer tus límites y qué fuerte que sos al ir más allá de ellos.


UN MENSAJE PARA VOS

Si ya estás en el camino de emprender para vivir con libertad, entonces te digo:

Esa vocecita te dirá: ¿Por qué meterte en eso si ahora estás seguro o cómodo? No sos capaz… Es muy difícil…

Y ahí, la reconocerás como eso que es, tu ego, que se comporta como un niño cómodo que no quiere crecer.

Ese Ego, es esa parte tuya que está programada y determinada por tus creencias culturales, familiares, etc. Es la historia que te contás.

Pero vos no sos eso, para Crearte, tenés que ir más allá de eso.

Entonces, cuando escuches esa vocecita, es porque tu ego ve el crecimiento, lo desconocido, como una amenaza. Es como un nene que no quiere empezar la escuela, es aterrador. Pero una vez que eso se le hace conocido, no quiere otra cosa.

Esa vocecita te indica, que si te da miedo, si te parece incómodo, muy probablemente es por ahí.

Cuando entres en el camino, la próxima excusa, puede llegar a ser que es difícil, que es un proceso largo, que no podrás, y si lo escuchas, tus emociones te harán desistir.

Los aprendizajes, los miedos, la superación, los errores, conocer tus fortalezas, tus debilidades, todo eso es parte de la materia prima que deberás amar.

El proceso tiene que disfrutarse porque desde eso evolucionás.

Y como decía la frase cuando aprecias lo que tenés y usas eso para crecer, vivís desde la abundancia.

Y como es adentro es afuera, entonces esa abundancia se reflejará en tu realidad.


Pd: Algo importante, esto sólo funciona si considerás (usando el mejor término para definir esto que es de JL Parise) DESDE DONDE estás accionando. Si la decisión es PROPIA, el universo se pondrá de tu lado.

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 


Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Deja un comentario