fbpx

¿Cómo lograr mejores resultados haciendo menos?

¡Compartilo!

¿Qué cantidad de horas tienen por convención la mayoría de empleos del mundo?

8 horas.

¿Cuánto tiempo de esas 8 horas eres realmente productivo?

Reformulando la pregunta:¿Realmente necesitás todas esas horas para realizar tu trabajo?


8 horas diarias

Quizás me digas que nunca te alcanzan… Siempre que hablo con personas de alrededor, creen que el día tendría que tener más de 24 horas para hacer todo lo que tienen que hacer.

¿Es este tu caso?

Esta convención, se extrapola también al ámbito de los emprendedores, parece que tenemos el “chip de las 8hs”, y debemos cumplirlo.

Los emprendedores, son los que más sienten que necesitan tiempo extra para llegar a hacer todo lo que se proponen. Y no tienen un horario de cierre, por lo que estas horas, pueden duplicarse.

¿Has leído "La semana laboral de 4hs"? Del autor Tim Ferris.

La verdad que 4 hs por semana, me suena un poco alejado de la realidad aún (aunque hay personas que lo han logrado).

Más allá de lo que piense (Que te debe importar un comino). Nuestro amigo Tim, propone formas de mejorar nuestro rendimiento y eficiencia, para acortar nuestro tiempo de trabajo, y usar con inteligencia esas pocas horas.

Lo explica con dos leyes:

1- ley de pareto

El señor Vilfredo Pareto, se dio cuenta en su jardín que, el 20% de sus guisantes, generaba el 80% del total de la cosecha. Y de aquí surge la Ley de Pareto, porque observó que esta proporción se puede aplicar en infinidad de asuntos.

El 80% de la producción procede del 20% de los insumos

El 80% de las consecuencias se deriva del 20% de las causas

El 80% de los resultados, procede del 20% de los esfuerzos invertidos.

¿Qué significa? Que el 20% de las actividades que realizas en tu trabajo, son las que dan el 80% de resultados positivos. Y también, que hay un 20% de actividades que te producen el 80% de resultados insatisfactorios.

Imaginate la diferencia que generarías, si le dedicaras más ímpetu a ese 20 % de tus actividades más productivas y descartaras ese 20% de actividades que te quitan productividad.

Así que, si te sentís en un ritmo frenético y sin sentido en tu día laboral (aunque vale para cualquier área), preguntate:

¿Qué 20% de causas son responsables del 80% de mis problemas o infelicidad?

¿Qué 20% de causas producen el 80% de felicidad y deseos cumplidos?

Podés hacerte estas preguntas respecto a tus amigos, clientes, proveedores, etc.

Responder estas preguntas te dará claridad, porque establecerás un enfoque claro. Te ocuparás de lo que te produce resultados positivos y felicidad y descartarás (o modificarás) lo que te produce infelicidad e ineficiencia.

"Se trata de decisiones sencillas, aunque emocionalmente difíciles". Claro.

Veamoslo con un ejemplo: Si detectás que hay un 20 % de clientes que realizan 80% de las compras, enfocate en cuidarlos y estudiar qué características lo convierten en tu cliente ideal. Y a su vez, detectá cuál es el 20% de los clientes que generan el 80% de los problemas, quizás es hora de cambiar algo, o de dejarlos ir.

Ahora, que ves cómo funciona, aplicalo en todos lados. Qué 20% de problemas generan el 80% de tus quejas, qué 20% de actividades produce el 80% de tu productividad, etc.

La razón de estas preguntas es detectar tus ineficiencias para eliminarlas y encontrar tus fortalezas para multiplicarlas.

Cuando tenés todo esto en cuenta, ocupás tu tiempo de forma eficiente, porque te concentrás en lo importante.

Ahora, Ferris dice algo muy polémico: de que mantenerse ocupado es una forma de pereza. Porque realizas acciones frenéticas, sin pensar. Sentirse abrumando, suele ser tan improductivo como no hacer nada, y encima, te sientes mal.

Entonces, lo que propone es que seamos selectivos, o sea, hacer menos, y que éste es el camino hacia la productividad. “Céntrate en lo importante, e ignora el resto

Todo comienza con detectar qué tiene más peso y establecer prioridades.

“Carecer de tiempo es realmente carecer de prioridades”

prioridades


2- LEY DE PARKINSON

“El tiempo se pierde porque hay demasiado”

Esta ley puede resumirse en tres postulados:

 “El trabajo se expande hasta llenar el tiempo que se dispone para su realización”

 “Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos”

“El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia”

Con estos postulados, si lo piensas desde las 8 hs de las que hablábamos al principio, llegarás a la conclusión de que como tenemos 8hs que llenar, llenamos las 8hs.

¿Pero que pasa si tuviésemos 15hs, tendríamos tiempo libre? No, con esta ley, lo que pasaría es que llenaríamos las 15 hs…

La ley también dice que crecerá tu percepción de importancia y complejidad de una tarea, en relación con el tiempo para llevarla a cabo.

Imagina, si hoy te diera una actividad para que me la entregues en 15 minutos, no te parecerá una tarea ardua… Pero ¿Si te dijera que tienes una semana? ¿O tres meses? ¿Qué pensarías de una tarea así? De que es muy difícil, de que te da pereza, etc.

Lo que observo en mi misma, es que cuando me doy mucho tiempo para hacer algo, ocupa mucho tiempo de mi cabeza, pero siempre termino haciéndolo a último momento.

Pero todo ese tiempo de procastinar, de pensar en cómo lo voy a hacer, de que tengo que hacerlo, consume mucha energía.

En cambio, cuando me doy tiempos “imposibles”, como por ejemplo, terminar un artículo en 1 hora (Quizás no te parezca imposible, pero cuando tienes dos niños pequeños una hora para hacer algo con ellos ahí y sin guardería, cambia su dimensión :D), me enfoco mucho mejor, no pierdo la concentración, no me ocupo de cosas superfluas, y elimino de raíz ese monstruo mental de la preocupación.


¿cómo usar estas dos leyes?

  • Limitá tus tareas a las importantes para trabajar menos tiempo
  • Acortá el tiempo de trabajo para limitar tus tareas a las importantes.

Usando estas dos leyes en conjunto, mejorarás tu eficiencia y productividad, y comenzarás a perder la mayor excusa que escuchamos cuando preguntamos por qué no se ocupan de concretar sus sueños: La falta de tiempo.


Mejor desempeño en el empleo

Cuando por primera vez, me encontré con estas dos leyes, pensé en qué beneficioso sería para alguien que tuviera un empleo, usándolas mejorando su eficiencia, acortando el tiempo que destina a las tareas poco importantes, y aumentando su enfoque en lo que produce resultados beneficiosos, para negociar, ascensos, aumentos de sueldo o, si lo permite el tipo de trabajo, trabajar desde tu casa.

También, le vi todo el potencial, para aplicarlo en nuestro caso de emprendedores con hijos. Para poder conciliar lo laboral con la mapaternidad, sin que alguna de las dos áreas se desequilibre. (No es fácil, pero lo estamos haciendo)

Perdemos mucho tiempo

Y con ésto no quiero decir que tenemos que estar todo el día siendo productivos, aunque sí creo que cada acción tiene que tener un resultado (interno o externo), preguntándonos ¿Para qué?

Perdemos el tiempo cuando no nos enfocamos, cuando le damos demasiada importancia a los detalles nimios, cuando simulamos estar activos extendiendo las tareas…

Y claro, en los empleos no se valora si haces tus tareas más rápido, te pagan por estar 8 hs allí. De hecho, lo he visto, si haces el trabajo eficientemente en tiempo, a veces te cuestionan la calidad de lo hecho o te piden de forma indirecta que hagas las cosas como se hacen siempre.

Mejor uso del tiempo que le dedicas a tu emprendimiento.

Si eres emprendedor, estas dos leyes te darán la guía para trabajar menos, obteniendo resultados mejores. Y así lograrás el ansiado equilibrio.

Si te pones como comienzo, 2 hs de trabajo diarias, y en esas dos horas haces esas tareas que te dan mejores resultados, y así cada día, los progresos comenzarán a verse rápido.

En vez de 6 u 8 horas a la deriva, harás 2 horas de trabajo dirigido y concreto.

Y no solo se reflejará en el trabajo, sino en tu creatividad, en tu brillo. Verás todo con mejor lente.

Detectá cuáles son las pocas tareas fundamentales que te generan mayores ingresos, y establecé plazos claros y muy cortos para realizarlas.

Y preguntate ¿Estoy siendo productivo? ¿O simplemente activo? ¿Me estoy inventando cosas que hacer para no hacer lo importante?

Y si, cuántas veces nos ponemos a hacer cosas poco importantes para no hacer eso que sabemos que es fundamental, pero a su vez, es de algún modo incómodo.

Por ejemplo, yo detesto llamar por teléfono. Y mil veces hago otras cosas para justificar que no tengo tiempo para eso.

Y lamento decirlo, pero en ocasiones, los niños “me sirven” de excusa perfecta para no enfrentar esa tarea que me da miedo, pereza o tedio.


retos

Tim Ferris propone tareas al final de cada capítulo, te nombro algunas para que las pongas en práctica.

El secreto para tener más tiempo es hacer menos cosas.

  • Escribí una lista de cosas que hacer
  • Escribí una lista de cosas que no hacer

Te ayuda ponerte en las siguientes situaciones hipotéticas:

  • Si tuvieras un ataque al corazón y te vieras obligado a trabajar dos horas al día ¿Qué harias?
  • Si tuvieras un segundo ataque, y tu médico te dice que debes disminuir ese tiempo a dos horas por semana o te mueres ¿Qué harías en esas dos horas por semana?
  • Si te pusieran una pistola en la cabeza y tuvieses que dejar de hacer 4/5 de las actividades que ocupan tu tiempo ¿Cuáles eliminarías?
  • ¿Cuáles son las tres actividades que utilizo para llenar el tiempo y sentir que estoy siendo productivo?

Aprendé a preguntarte: “Si esto fuera lo único que hiciera hoy ¿Me sentiría satisfecho de lo logrado en este día?”

¿Estoy inventándome cosas que hacer para evitar hacer las importantes?

Más para aprender en este libro:

  • El concepto de minijubilaciones
  • La dieta hipoinformativa
  • Agrupar tareas en tandas
  • Subcontratar
  • Ingresos en pilóto automático
  • Vida nómada

En este video Judit Catalá resume muy bien de qué se trata el libro:

Y sí pues, claro que recomiendo su lectura, te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva.


EJERCICIO:

  1. Agarrá un papel, y dividilo en dos. Esto no te va a llevar mucho tiempo, y requiere que seas 100% honesto contigo mismo.
  2. Hacé una columna con un más (+) y otra con un menos (-). En la primera, poné ese 20% de causas que contribuyen al 80% de tu felicidad y en la segunda, el 20% de causas que te generan el 80% infelicidad.
  3. Ahora escribí…

…Que debería hacer mas

…Que debería hacer menos

  • Poné las acciones en tu calendario.

Ahora que tenés las claves para tener mejores resultados, haciendo menos, contame :
¿Qué 20% de causas contribuyen a tu felicidad y qué vas a hacer hoy para enfocarte en eso?
¿Qué 20% de causas provocan tu infelicidad o problemas? ¿Vas a dejarlas atrás o cómo las cambiarás? 

Compartilo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guardalo en tu tablero. 

GUIA GRATUITA:
Descubre cómo liberarte de la insatisfacción laboral, gracias a conseguir la vida que quieres. Además, suscribete para acceder a contenido y promociones exclusivas

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Deja un comentario