¿CUAL ES TU VERDAD?

¿Alguna vez te has cuestionado algo de todo eso que das por hecho de que “es así”?

Vamos por la vida sabiendo cosas que, por que las sabemos, entendemos que son verdades.

Si agarráramos alguna de las miles de oportunidades que tenemos día a día, y antes de dar eso por hecho, sea lo que sea, reflexionáramos… ¿de donde viene ese saber en mí, por lo cual doy eso por verdad?

Por ejemplo.… si fuera indígena en la época de la colonización, ¿cuál sería mi verdad sobre este mismo asunto?


¿Qué es un saber? ¿Qué es la verdad? ¿Cual lleva a cuál?

Si hay algo que yo sé, entonces, ¿es verdad?

o,

Si hay algo que es verdad, entonces, ¿lo sé?


¿Es la realidad la que me dice lo que es verdad, y entonces por eso lo sé?

o,

¿Es lo que yo hago verdad, a partir de lo que sé, que entonces será realidad?


Quizás nunca te has planteado estas preguntas. Incluso te puede parecer que no es importante. Pero a lo largo de este artículo, entenderás que aclarar estas cuestiones, es tan fundamental, que, si aplicas en tu día a día lo que acá hoy aprendas, entonces ésto que estás leyendo marcará un antes y un después en tu Vida.

Cuantas veces abres el diario o lees una noticia y el titular empieza con algo como esto:

“Científicos encuentran…”, o “Expertos aseguran que…”

Y entonces, más allá de lo que trate esa noticia, tu automáticamente das como verdad, eso que en realidad o, mejor dicho, en tu realidad, no es más que un artículo que, en el mejor de los casos es de un diario, periódico en el que confías…

Y entonces, después vas a tu trabajo, y comentas eso que “sabes”, a tu compañero, y los dos ya “saben” que eso es “verdad”, porque lo dijo alguien que se dice experto en el tema.

Y entonces eso, ¿es parte de tu realidad? Si.

Tu lo has hecho parte de tu realidad. Ya hay algo que tu tomaste como saber, que vino del otro, pero ahora es tu verdad.

Y te aseguro que esa verdad en ti, ahora también determina sobre cada decisión que tomas. Y así es como la “in - formación” que leíste, tomó forma dentro tuyo y pasó a ser parte de ti.

Por ejemplo, miras el noticiero y ves en las noticias que en tal país hay muchísima violencia, y que la policía sale a la calle a controlar los terribles hechos que están aconteciendo en todo el territorio…. ¡Y tu justo estabas por viajar ahí!, pero ante semejante noticia, decides cambiar el rumbo de tu viaje.

Entonces, lo que paso fue exactamente eso. Hay un saber que vino del otro (noticiero), y que lo has tomado como propio por lo que has decidido cambiar el destino al que te dirigías.

Osea, ese saber se hizo verdad en ti y es desde donde has tomado la siguiente decisión, o sea, no ir ahí.

Entonces, ¿qué quiero decir con ésto? ¿Está mal tomar esa decisión de no ir? No creo que exista algo que está bien o está mal. Porque la conclusión de que algo está bien, o está mal, depende justamente, de qué verdad hay en ti, como base en esa conclusión.  

Así que lo que te digo es: decide lo que quieras, pero fíjate desde donde lo decides. Desde qué verdad en ti estás decidiendo. Y desde YA, asume las consecuencias de tus actos.

Es muy probable que el noticiero estuviera diciendo algo acertado, y también es muy probable que estuviera distorsionando la “realidad” para vender más. Y si hablas con alguien que vive allí, quizá te dirá… “si, me enteré de que paso algo en el centro, pero fue un rato no más” …

Porque, en definitiva, también es muy probable que has cambiado el destino de tu viaje, y en el nuevo lugar que elegiste, justo, te robaron.

Si ya has leido otros artículos en el blog, ya entonces estamos de acuerdo de que lo que sucede afuera, solo te condiciona si tu lo permites. Porque la realidad de cada quien, es de cada quien. Mas allá de noticieros, gobiernos, etc., etc.


Pero entonces, todo lo que yo sé, ¿es verdad?

La respuesta es NO. Hay verdades que las decides tu. Y si aún no es así, te invito a que lo hagas.

La Verdad en cada quien es algo a lograr. Si yo sé algo, pero en mi vida no lo aplico, entonces ese saber es solo intelectual, y está lejos de ser verdad.

En cambio, si eso que yo sé, lo encarno, lo aplico, y es parte de mí, entonces, yo estoy haciendo una verdad de ese saber.

Conozco gente que ha ido a pedir consejo sobre como mantener un matrimonio armonioso y en amor, a un cura católico que jamás ha estado en pareja. Pues, si me preguntas a mí, todo lo que esa persona pueda “saber” sobre este asunto, será puro intelecto, y nada de verdad en él.

Yo no sé tu, pero no le pediría consejos de cómo ser sano a un médico que se la pasa fumando y es obeso.

De la misma manera, cuando la noticia de turno indica “Científicos aseguran que…”,

A menos que sea un científico cuántico que aplique su saber, y por lo tanto lo haga verdad, tienes que saber que: muchos no tienen en cuenta el ahora famoso “efecto observador”, creyéndose exentos de todo resultado en su experimento, cuando, si supieran la definición de la palabra "ex-peri-mento", que siempre usan pero no conocen, sabrían que ellos son la parte mas definitoria en cuanto al resultado que obtienen. 

Y también es cierto que muchas veces, arman su teoría, hacen el experimento, y si cumple con el resultado teórico propuesto, lo dan por verdad.

El problema es que de esa forma solo estaría cumpliendo uno de dos requisitos fundamentales: desde lo particular, o sea un experimento sobre cierto tema, dan ese resultado como verdad en lo universal, o sea, el resultado fue este, así que “esto es así siempre”.

Cuando el segundo requisito fundamental es, no solo de lo particular a lo universal, sino, de lo universal, a lo particular. O sea, en todos los casos observados, ésto es así, por lo tanto, éste también es así. Creo que lo entiendes.

No digo que siempre sea así… Digo, antes de hacer del saber del otro, una verdad propia, mejor…. Decide tu, y no el otro, qué es verdad en tu vida, y que no lo es.

Cuando tu decides emprender algo propio, dejando atrás eso que te daba “seguridad”, tienes que hacerlo de manera coherente.

Esto significa, Saber que tu puedes, y que lo vas a hacer, porque ya mismo eso es Verdad en ti, porque así lo has decidido.

Y entonces, cuando tu familia, amigos, etc., te digan que eso no se puede, o que así no se hace, no solo no te harán dudar de ti mismo, sino, que lo usarás como confirmación de que vas por buen camino. ¿Por qué?

Porque ahora SABES que eso que el otro dice, tiene que ver con la verdad en él, por lo cual tiene los límites que tiene, y no tiene que ver contigo, ni lo que tu eliges como TU VERDAD. 

Comentá y Compartilo en Redes Sociales

 

Add Icon

Autor: Marcos Ferraris 

Soy feliz compañero de Victoria, y creamos Enciende tu Faro, para ayudar a las millones de personas que se animen a conquistar su mundo.

 Desde mi momento a momento, quiero ser el mejor ejemplo de libertad para que nuestros hijos Julian y Tahiel sepan que no hay imposibles. 

Siempre, pase lo que pase, me dirijo hacia eso que digo querer.

No hay excusas, solo hay escalones y quiero Enseñarte como subirlos. 


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies