fbpx

cómo mantener el equilibrio en tiempos de crisis

Hay situaciones en la vida en las que se nos mueve todo, en los que el miedo, la ansiedad, la preocupación nos invaden. 

Sea por los motivos que sean, en los momentos de incertidumbre, crisis y cambios es cuando más tenemos que aplicar todo lo aprendido en nuestro crecimiento y quizás no es fácil ver la panorámica, pero siempre todo puede ser utilizado para crecer.

Estoy escribiendo este post en una época en la que están cambiando muchas cosas en nuestras vidas. Ya tenemos pasajes para irnos de Argentina, estamos vendiendo el campo en el que vivimos más de 10 años en una especie de "retiro en la naturaleza". Cambios. 

Y esos cambios, como aprendimos traen resistencias. Especialmente, cuando esos cambios traen crecimiento.

Son cambios esperados, buscados, hermosos, y así y todo cuando te encuentras en ellos, puede que surjan automatismos, miedo, crisis. 

¿Cómo gestionar la emociones que nos producen esas crisis? ¿El miedo? ¿La ansiedad? ¿La preocupación?


¿Se puede mantener un equilibrio? 

Algo que estamos aprendiendo mucho desde que decidimos emprender Enciende tu Faro con el plan de viajar alrededor del mundo es a ser flexibles y danzar sobre los planes que hacemos.

Los objetivos los tenemos claros. Por eso es más fácil tomar decisiones. 

Pero en el medio ha surgido virus, pandemia, cuarentenas (de las más largas del mundo) y en estos días, incluso, nos han evacuado preventivamente de donde vivimos porque hubo incendios en la zona. Y qué incendios, de los más grandes en Córdoba desde hace 12 años.

Imagina que tuvimos que "adaptarnos" a las situaciones... ser flexibles, danzando sobre nuestro plan, sabiendo que los "cómos" pueden cambiar, pero el "qué" es innegociable.

Todo esto que te digo ahora fue un proceso. No es que lo aceptamos de un día para el otro. Una cosa es la teoría. Otra es hacer de ese saber una verdad.

Quiero contarte qué nos ha ayudado a atravesar mejor todo esto. Que claro, es solo un ejemplo. En tu vida seguro que vives o has vivido circunstancias así.


¿Cómo manejar la cabeza?

Tienes un plan, un objetivo, y avanzas hacia él, aparecen los ¿Cómo me irá? ¿Qué va a pasar? ¿Y si...?, especialmente cuando te encuentras con dificultades.

¿Te suena? Esos diálogos internos son agotadores. Todo un mundo de suposiciones, que te llevan a experimentar emociones, que se reflejan en tu cuerpo, en nudos en el estómago, dolores de cabeza, ataques de ansiedad, etc. 

Lo primero es que te des cuenta que hay un diálogo. Y que ese diálogo te genera emociones, sentimientos. 

Tratar de parar ese diálogo es poco productivo, no va a frenar... pero puedes observarlo. 

¿Qué quiero decir con observarlo? Mirarlo como desde fuera, sin juzgarlo. Sin engancharte en el drama. Eso va a cortar el hilo de que un pensamiento te lleve a otro y otro. 

Observa cómo te produce emociones.

¿Qué sientes?

Todo ese proceso puedes hacerlo meditando si quieres... para comprender su funcionamiento. Pero está bueno que lo apliques en cada momento, no como algo que sólo haces un ratito y listo.

Este diálogo está basado en verdades, creencias. Y nos acostumbramos a pensarlos como reales. 

Por ejemplo, estos días en los que el fuego estuvo cerca de la zona donde está mi casa, pero yo estaba evacuada. Por momentos caí en la trampa de: ¿Y si llega a casa? ¿Y si se quema todo? ¿Y si...? Eso me llevaba a tener miedo, estar preocupada, tensa. 

¿Sabes cuál es el antídoto para parar todo ese veneno? Enfocarte en la realidad. 

Todo eso que piensas es generalmente una interpretación. Incluso una interpretación de una interpretación. 

Ejemplo: Por que yo creo que está la posiblidad de que se queme mi casa, tengo miedo y me preocupo. Mantenerme tensa y preocupada es estresante. Me parece que si sucede eso, va a pasar esto otro y eso me da más miedo. Y la bola puede continuar eternamente. 

Pero cuando me concentro en la realidad. El fuego está quemando monte, lo que es muy triste, pero toda la preocupación con todo lo que puede pasar por mi casa me quita energía. La realidad es que el barrio donde vivo, sigue hermoso y lleno de vida como siempre. 

Los pájaros de alrededor están buscando refugio ahí, porque el monte les da alimento y hay agua. 

Y cuando pienso en las personas que sí han perdido sus casas, que sí están lidiando con eso que tanto me preocupaba... Veo que están luchando, pero en acción, y hay gente que les ayuda. Y que sí, fue horrible, y así y todo siguen ahí, viviendo, amando, reconstruyendo. 

El antídoto para todo ese dialogo mental venenoso es enfocarte en lo que tienes adelante, en lo que tienes influencia, en lo que puedes hacer ahora mismo para mejorar la situación.

Es enfocar toda esa energía disponible en algo que te acerque a lo que quieres. 


¿Te quedaste sin pilas porque te ganó la preocupación?

Entonces te recomiendo que te recargues disfrutando de las pequeñas cosas cotidianas. Conecta jugando con tus hijos, saliendo a caminar, ocupándote de ti, haciendo alguna manualidad, trabajando con la tierra, incluso limpiando la casa con música... lo que sea que te haga bien.

Pero no te quedes pensando. No dejes que te siga ganando la preocupación.

En este caso, ponerte metas a corto plazo e ir concretando tareas te va a ir dando esa energía que perdiste.


¿Sientes que te ganan las emociones y no puedes controlarlo?

En estos días, cuando se juntó en mi cabeza la posibilidad de que llegara el fuego a la zona donde vivo, ese día también quería sacar pasajes para irnos de Argentina y no me respondían de la Aerolínea (por si no lo sabes, en estos tiempos de coronavirus, no es tan fácil salir de Argentina), Marcos trayendo nuestras cosas y nuestros perros de casa... Sabiendo que tengo mil tareas para hacer para un próximo lanzamiento (pronto te cuento las novedades)... Me sentí completamente abrumada, triste, enojada, con impotencia. 

Muchas personas creen que cuando haces un camino interior, cuando ya llevas años con tu desarrollo personal, esto ya no pasa... Y eso no es verdad, pasa. Pero tienes muchas mejores herramientas para que pase más rápido. 

¿Qué haces cuando te ganan las emociones? Como te dije primero es observar tus diálogos internos que alimentan esas emociones. Luego, enfócate en la realidad. 

Ahora, cuando sientes que te sobrepasa y lo sientes físicamente ya, exprésalo. Háblalo. Escribe. 

Pero no para alimentar ese diálogo interno negativo, sino para sacarte de adentro todo esa mochila.

Exprésalo bailando, cantando, gritando, descárgalo con una almohada. Pero mueve esa energía. 

No trates de luchar contra eso, no lo reprimas. Pero transformalo. 

Y recuerda valorar lo que tienes, agradeciendo. 


Recuerda que depende de ti. Recuerda que hay un espacio entre el estímulo y la respuesta y en ese espacio reside tu libertad.

Cuando te ganan las emociones, puede que ese espacio no lo veas, o se vea borroso pero está.


Ley de flexibilidad

Esta ley espiritual nos enseña a usar todo aquello que se nos presente. Usando a favor cada situación.

No significa bajar la cabeza, o aceptar pasivamente lo que no nos gusta. Sino un estado de no resistencia activo.

-"Esto no es lo que esperaba, pero ¿cómo puedo sacar provecho de esta situación?"

 Transformando las piedras en escalones y aprovechando el viento poniendo molinos.

La clave del equilibrio está en esta ley de flexibilidad. Esta ley es la que me supuso una diferencia cuando cambiaron los cómo.

En mi cabeza tenía un plan armado para viajar, pero apareció una cuarentena ¿Cómo aprovechamos eso? Por ejemplo, Invirtiendo en una mentoría para acelerar el crecimiento de Enciende Tu Faro.

Por eso es tan importante tener un resultado, propósito, sueño, porque teniendo esa estrella guía, ese faro, todas tus decisiones se acomodan a él.

Puede darse antes o después, puede ser que llegues de otra manera a la que habías pensado… pero esos son los cómo.

Confía en que tienes los recursos y capacidades para ir resolviendo todo aquello que se te presente y mantente atento a las maneras que te manda el universo para que llegues a donde quieres.

El equilibrio no es algo quieto, es una danza.

El árbol rígido es el que lo tira el viento, en cambio las plantas más flexibles se mueven con él.

En momentos así, de crisis, de caos e incertidumbre, observa la panorámica, usa tu creatividad, exprésate y no te resistas, úsalo.

¿Qué haces tu en tiempos de crisis e incertidumbre? Compártelo en los comentarios

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



También te puede interesar...


2 comentarios en «cómo mantener el equilibrio en tiempos de crisis»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies