fbpx

¿Habito o Hábito?


¿Has escuchado hablar sobre el Presente?

Muchas personas distintas hablan sobre el tema.  

Algunos lo explican desde una intelectualización realmente absurda, pero otros lo hacen desde un lugar de experiencia personal y es realmente interesante entender el poder que te da la presencia.


vivir el presente

¿De qué se trata esto? Aquí y ahora suelen decir por ahí… pero ¿cómo se si realmente vivo En el presente?

Todas preguntas difíciles de explicar, pero fáciles de aplicar.

Vivir en el presente tiene que ver con ser capaz de distinguir entre lo que es real y lo que es imaginario. 

¿Cuántas veces observamos a alguien tomar una decisión por imaginarse una consecuencia que ni siquiera está cerca de ser realidad? Y peor aún. Tomar esa decisión sin siquiera considerar lo que la realidad le muestra. Si le preguntas a esa persona si vive en el presente, probablemente te diga que sí. Pero, si le preguntas en que se basa para tal afirmación, solo le estarás haciendo pasar un momento incómodo.

La pregunta primera, creo, debería ser, ¿porque es importante vivir en el presente? La respuesta es, que si no estas allí donde estas, simplemente, no existes. Aunque si… estas respirando.


hábito vs habito

Entonces, te levantas, tomas tu café, vas al trabajo, no lo disfrutas, pero estas cómodo. Vuelves a tu casa, miras tele, te vas a dormir.

 Podría resumir esto en la siguiente palabras:

Hábito, hábito, hábito, hábito. Entonces hábito, hábito, hábito.

Luego de tu rutina diaria, te preguntan… ¿qué observaste camino al trabajo? ¿Algo te llamo la atención? Y cuando haces memoria, ni siquiera recuerdas que ropa llevaba el chofer del micro que tomaste.

Estamos de acuerdo de que esto NO es lo que se llama Presencia.

Entonces, ¿debo hacer algo distinto todos los días? NO. Esa seria la respuesta de alguien que, por ejemplo, intelectualiza, lo que cree que es el presente.

La cuestión no es lo que haces. La cuestión es ¡Desde Donde lo haces!

“Lo similar curará lo similar"

La cura a la enfermedad que acabamos de describir está tan lejos como varias vidas, o tan cerca como a una tilde de distancia.

Si tu DECIDES estar presente, entonces, simplemente, HABITARÁS EL HÁBITO.


HABITAR EL HÁBITO

Cada vez que hagas lo que sea que hagas, ¡sobre todo! Si es algo que generalmente haces automáticamente, entonces, te llevaras a ese estado de alerta en el que conscientemente estés allí donde estas. 

Prestas atención a cada movimiento que haces, a cada palabra que emane de tu boca. Miras a los ojos y eres capaz de captar el estado de ánimo de quien te vende el boleto del tren que te lleva a tu empleo, y así con cada mínima o no tan mínima cosa que haces en cada momento.

El presente es la sumatoria de millones de momentos.

Es el tiempo lineal sumado al tiempo circular. “Pasado, presente y futuro”. Estas tan seguro de que el pasado quedo atrás, que no eres consciente de que te esta esperando a la vuelta de la esquina, en eso que crees que es el futuro.

Quien habita el hábito, recordará cada sensación, cada cuestión, por más mínima que parezca, y nada se le pasará por alto.


¿Cuántas veces estas leyendo un libro que te aburre, y tienes que releer ese párrafo una y otra vez, porque si bien lo has leído, aun así, no tienes idea de que trata?

Eso es lo contrario a presencia. Y lo que era aburrido, no lo será más. ¿Como? Porque así lo decides.

Siempre se trata de una decisión.

Cualquier otra cuestión en la que te creas justificado, simplemente será “poner afuera” la responsabilidad de eso que te pasa. Y si te pasa a ti, entonces, es responsabilidad tuya. Esto no es solo una idea, o teoría. Cada quien genera su realidad. Eso incluye TODO lo que sucede en su camino hacia donde se dirija. Y esto es demostrable 100 x 100.

La decisión de la cual parte el estar presente, debe ser en todo momento, todo lugar.

 Si estas allí durante un rato, pero después te vas en imaginerías, será muy difícil reconocer en que segundo te fuiste. Siempre debes retornar. Siempre.


amo de tu mente

“La mente es muy buen criado, pero pésimo amo”. 

O la usas, o te usa. Y cuando eres tú el que la usa, será en las cuestiones prácticas que sirven a tu resultado. Entonces verás cuánto mayor es el poder que tienes.

Cuando tu mente es tu amo, entonces sin saberlo, estarás recibiendo eso que tu ego, y no tú, quiere recibir. Y, en consecuencia, veras como intentarás justificarte echando culpas al “otro”, tenga la cara que tenga.

Jamás es tarde para empezar. Hay quienes durante toda su vida no reconocen el habitar un momento. Pero si lo hacen, es justamente ese momento, el que cambiará su vida. O mejor dicho, será ese, el primer momento en su VIDA.

- ¿Como comienzo?

- No es un cómo.

-Pero, ¿qué hago para comenzar?

-Solo…. ¡Comienza! Ok, te doy un tip.

Decide un resultado, algo que quieres lograr y que crees imposible. El que lo cree imposible es tu ego.  Pero cuando lo obtengas, sabrás que, al menos, en muchos momentos, estabas allí.

¿A dónde? Allí, donde antes eras solo alguien habituado a algo. Entonces, lo habitaste.

Y te aseguro, con todo mi ser, que LO RECONOCERÁS.

Espero tus comentarios. ¿Qué te parece esto de habitar el hábito? ¿En qué momentos te conectas con el presente?

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 

Autor: Marcos Ferraris 

Soy feliz compañero de Victoria, y creamos Enciende tu Faro, para ayudar a las millones de personas que se animen a conquistar su mundo.


Desde mi momento a momento, quiero ser el mejor ejemplo de libertad para que nuestros hijos Julian y Tahiel sepan que no hay imposibles. 


Siempre, pase lo que pase, me dirijo hacia eso que digo querer.

No hay excusas, solo hay escalones y quiero Enseñarte como subirlos. 


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Deja un comentario