¿Tenés miedo? Hacelo igual



El miedo a vivir una vida diferente es muy común.

¿Qué voy a hacer?
¿Qué van a decir en mi familia?¿Qué pasa si nadie me apoya?¿Cómo voy a salir adelante? 

No te pelees con tus miedos, hoy quiero contarte mis trucos para ir más allá de los miedos, e incluso, cómo los uso a favor. 


Cuando tu vida se ve diferente para los demás

Actualmente estamos haciendo una transición hacia una nueva vida, estamos preparando los cimientos de nuestro emprendimiento y también, soltando y ordenando lo que venimos haciendo de antes. 

Hace 10 años llegamos a Ojo de Agua en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina. Después de haber vivido en la ciudad y un tiempito en un pueblo.  Ahora se ve muy claro, fue un cambio radical en nuestras vidas, y hoy veo todo lo que nos ayudó a crecer.

Pero, también sabrás que es difícil ver el bosque cuando estás en él. Desde tu perspectiva, hay un árbol acá y otro allá, sin embargo, podés perder la noción del conjunto.

Algo así pasó con la vivencia en Ojo de Agua, en el día a día, no me daba cuenta de cuán diferente se veía mi vida para el afuera.

Me decían: Qué valiente o ¡Wow! Hay que acostumbrarse ¿no?

Mi hermana me decía que les contaba a sus amigos nuestra forma de vida, pero para mí era absurdo, yo sólo vivía mi rutina cotidiana…

Sí, con nuestro huerto, al principio lavábamos los platos en el arroyito, viviendo de forma simple. Paseos por el monte, cenas a la luz de las velas, sin la distracción del móvil, pero claro, ahora me imagino mirándome desde la perspectiva del afuera, y sí, veo la rareza 😀

Aprendí tanto, y era todo tan nuevo, que el enfoque era de presencia, disfrute, atención.

Cultivar nuestros alimentos, buscar leños para el fuego: para tomar mates, calentar el agua para bañarnos, darle calor a la casa; aprendimos a usar herramientas, a hacer artesanías, a distinguir plantas medicinales y a regirnos por los ciclos naturales del día y la noche. 

 No tenía preocupaciones, y los miedos, los iba atravesando a medida que surgían.

A veces, la gente me preguntaba si no tenía miedo de vivir ahí y así. De hecho, muchas personas de mi familia, me decían de que ellas tenían miedo por mí. 

Pero no sé si por inconsciente 😀 o porque no lo pensé mucho antes de hacerlo, los miedos jamás me detuvieron a elegir esa forma de vida. 


No detenerse ante los miedos

Cuando me preguntan hoy respecto a la concreción de nuestro sueño, sí me aparecen miedos.

Pero, lo que aprendí es que en vez de esperar a actuar cuando los miedos desaparezcan (que nunca va a suceder, los miedos surgen y sirven para ayudarte a ver aspectos a considerar) hay que actuar, y que los miedos se diluyan.

Entonces, si querés hacer algo que te da miedo, primero imagínate cómo te sentirías logrando eso que te da miedo y traé esa sensación ahora.

Sí, suena absurdo, es como decirte que la llave para abrir el cofre, está adentro del cofre.

Sin embargo, así funciona. Para lograr eso que te da miedo, por ejemplo hablar en público, tenés que sentirte como quieras sentirte cuando seas un experto de la oratoria. ¿Cómo sería? Un experto en oratoria tiene que hablar seguro, con carisma, impostando la voz desde el diafragma. Entonces, hacelo, y el miedo no tiene más lugar.

Lo que hacés, además, es fortalecerte. Te llenás de poder. Porque la sensación de alegría y motivación que te da, no sólo superar tu miedo, sino la disciplina de elegir cómo querés sentirte en ese momento y hacerlo, es tan grande que una vez que lo logras, el crecimiento es innegable. 

Algo que me sirve para darme cuenta de que un miedo no tiene sentido, es amplificar la pesadilla, es decir, pensar la peor situación de todas. La peor. Y vas a ver que es tan absurdo, que ya es ridículo creer que podés llegar a eso. 


¿Qué pasa si...?

En esta etapa de cambios, algunas personas nos plantean ¿Y qué pasa si… (sigue con alguna catástrofe)?  

Podría caer en la trampa de justificarme y explicarle que tengo razón 😀 ; comenzar a pensar en sus miedos y hacerme la cabeza; o procesar internamente esa pregunta, analizando desde donde me están haciendo ese planteo:

Primero, veo que esos pensamientos surgen de sus propios miedos y me doy cuenta de por qué esa persona sigue en la misma realidad de siempre.

Segundo, lo evalúo para ver si es algo realmente posible, y si es así, le agradezco por plantearme una opción que no había considerado.

Tercero, ¿Qué resultados tiene esa persona pensando de ese modo? A ver, siempre escucho lo que me dicen, pero aplico los consejos cuando hay coherencia entre el consejo y la vida de esa persona. ¿Alguien que maneja un blog y es nómada digital me dice que considera que no estoy haciendo bien mi trabajo respecto a las redes y que me recomienda tal y tal? Ah, y le va bien con su blog, entonces… Lo tengo en cuenta, y mejoro.

¿Alguien que me dice que no es seguro viajar porque lo vio en el noticiero del mediodía, pero nunca sale de su casa? Perdón, pero prefiero comprobarlo con mi experiencia…


El miedo al miedo

El miedo es negativo cuando te detiene de hacer lo que querés.

Biológicamente, el miedo está diseñado para facilitar la respuesta de huida o inmovilidad ante un peligro concreto. Un animal siente el miedo cuando está en una situación de peligro, pero no volverá a generar esa emoción una vez pase el peligro real.

El miedo no es el problema, de hecho, gracias a que existe podemos sobrevivir y estar atentos.  El problema es otro...

El ser humano, tiene la capacidad de imaginarse un peligro posible. Y esto tiene el objeto de prevenirlo ante un peligro potencial. Pero generalmente, esa situación se desencadena en otra forma, o no es tan grave como pensaba. El problema así, es que el miedo se mantiene durante mucho tiempo, y esto es lo dañino.

Preocuparse es ocuparse previamente de algo, queriendo anticipar el futuro. ¿Y cuántas veces de todas las que te preocupas, realmente sucedió eso que tanto te daba miedo? Suelen ser pocas o ninguna, basándome en mi experiencia. De hecho, incluso cuando sucede eso que te daba miedo, te das cuenta de que no era tan grave.



Procesando el miedo

Cuando surgen miedos tales como: No soy capaz y entonces no voy a lograr eso que quiero, o ¿Si en realidad nadie hace esto porque no funciona?

1- Primero escucho lo que dije.  Compruebo si estoy usando generalizaciones, si estoy omitiendo algo y de dónde surgen esas ideas… (análisis de creencias)

2- Luego, me recuerdo que todo consiste en un día a día, momento a momento, decisión a decisión.

Me hago consciente de que, eso mismo que me pregunta la gente sobre los miedos de vivir en el campo: ¿Y qué pasa si justo estás sola y te rompes la pierna y no hay nadie alrededor y tampoco hay señal en el lugar más cerca y el hospital cierra y aparece el lobo feroz? (Jaja. Claramente estoy siendo exagerada, pero no crean que mucho), es lo mismo que les lleva a plantearme sus miedos y también por lo que surgen los míos: 

 El miedo, muchas veces, tiene que ver con lo desconocido y con la incertidumbre.

Hay cosas que están fuera de nuestro control, y eso es muy temible. Y la mente, que quiere su seguridad, cuando se enfrenta con esas incógnitas, no se siente cómoda.



Se trata de un día a día

Algo que veo desde que llegué aquí, es que se ve grandiosa la experiencia de vivir distinto, en el campo, en la naturaleza, aislado, sin comunicaciones, sin electricidad. Es fuera de lo normal, sí.

Y hay que ser valiente para cruzar la valla que te separa de una vida normal a vivir algo diferente y para lo que no te has preparado.

Pero cuando estás del otro lado de la valla ves que sigue siendo vivir, cambias las actividades, aprendes cosas nuevas, pero no es que sea Wow. Los desafíos son manejables, te podés meter en problemas, pero no sucede todo instantáneamente, tenés tiempo para reflexionar, para accionar, para dar marcha atrás o cambiar de rumbo.


Claro, en la cabeza el panorama  pintaba distinto a través del miedo. 

Hay que confiar en tu capacidad de acción y en que nunca es tan grave como te lo imaginas.

Cuando una vez una de mis perras se rompió la pata, la agarramos a upa, la subimos al auto y la llevamos al veterinario en el pueblo, la atendieron y asunto solucionado.

EJEMPLO: MIEDO A QUEDARTE SIN PLATA... Hay que llevarlo a la realidad... ¿Si tengo poca plata, qué hago? Me arreglo, tengo para comer, no hay algo urgente que tenga que pagar ahora mismo, listo, ahora entonces genero todas las opciones para generar plata. 

De eso a morir de inanición (que sería la peor posibilidad?) hay un gran trecho, y si te quedas sin nada, es porque te has planteado soluciones poco creativas y es hora de cambiar el enfoque.


VOS PORQUE PODÉS...

¿Cómo te animaste? Me preguntan. Y yo siempre los miro con cara de “que se yo”. Es que lo hice y punto. Lo decidí, me comprometí a hacerlo y pasé a la acción. No hay una gran fórmula.

Sí, hay que estar dispuesto a pagar el precio, porque no es fácil, no es cómodo. Requiere de un gran camino interno, de ir más allá de lo que considerás seguro, de abrirte a nuevas opciones, de trabajar duro, equivocarte y fallar. 

Cuando empiezan a decirme… Vos porque podés… Vos porque tenés o NO tenés esto o aquello (tiempo, compañero, la edad justa, una enfermedad, hijos en su momento); lo que creo es que son EXCUSAS.  

Si realmente lo quisieras, lo estarías haciendo.


Te pregunto y comenta... ¿Alguna vez te detuvo el miedo y no te animaste a hacer eso que tanto querías? o ¿Cuál fue el peor comentario de miedo que recibiste cuando quisiste hacer un cambio?

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Aprende más sobre estos temas...


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies