De muggle a mago


"Es importante recordar que todos tenemos magia dentro de nosotros"

La magia depende de vos. De cómo te conectes con la vida y tu forma de valorar lo que te rodea. 

Podés vivir una vida con magia, o una vida sin magia, lo aprendí en el camino... 


Siempre me gustó leer. Ingresar en esos mundos fantásticos, historias increíbles y apasionantes.

El otro día, ordenando la biblioteca de casa, encontré un libro de Harry Potter, y me acordé de la época de la Pottermanía. 

¿Sabías qué? Cuando era pequeña, alucinaba con el mundo mágico que creó J.K. Rowling, y me deprimía pensar qué aburrido era mi mundo.

En ese momento iba a la escuela. Y después de leer alguno de esos libros, pensar en ir a clase de lo que sea al otro día, sentarme en un banco a escuchar al profesor, responder preguntas, hacer ejercicios de matemática, memorizar fechas y capitales, era MUY desalentador.

Sí, la comparación era inevitable y terrible. Porque no le veía salida. Era así y lo tenía que aceptar.

Hoy veo que nuestro mundo es aburrido (al menos más aburrido que el de Hogwarts) porque así lo planteamos, y por eso también, creo que hay que animarse a hacer cosas distintas.

No hay por qué conformarse con lo mismo.

Está bien, no tenemos varitas, ni hechizos fabulosos. Aunque a veces sigo pensando que me vendrían bien esos que sirven para ordenar la casa…


La magia depende de quien observa.


Fue sorprendente darme cuenta que la magia depende de los ojos con los que mires la vida.

Una situación normal para alguien, puede ser la experiencia más alucinante para otro.

Cuando llegué a Ojo de Agua, un lugar cerca pero lejos de todo, una burbuja con 5 vecinos, naturaleza virgen, silencio y mucho espacio, aluciné.

Primero, aprendiendo a disfrutar de cada instante, a observar lo que en otro momento se me hubiese pasado por alto. Los pájaros, el milagro de una semilla transformándose en brote, la cooperación del monte como ecosistema.

Ya lo había mirado, pero ahora lo observaba con inocencia y sorpresa, y eso lo hacía mágico.

La vida se vuelve increíble, porque todo lo que dabas por hecho y no valorabas, toma importancia:

El funcionamiento de tu cuerpo, la frescura del agua. La magia de pensar cómo surgió todo esto que funciona tan maravillosamente.

La risa, las lágrimas, las emociones, las nubes, la lluvia, el sol que ilumina y da vida, las estrellas, la luna, la noche. El sueño, los sueños, los inventos. Es increíble cuando lo pensas y observás.

La armonía del bosque, los sistemas, los procesos, tu respiración, la abundancia…

En la naturaleza, ¿Qué ser se PREocupa de que le pueda faltar? Ninguno, hacen, se adaptan o mueren, pero no consumen su energía en el miedo imaginario.

Y ahí, te das cuenta de tu conexión con la naturaleza, cómo tu biología muchas veces decide sobre vos cuando te pones en modo supervivencia.

También te sorprendés del poder de tu creatividad e imaginación. Las aves hacen nidos, otros animales hacen madrigueras, pero el ser humano se diferencia por pensar más allá de lo que lo rodea y así se hicieron las más hermosas creaciones y los más terribles inventos.  Desde lo más elevado a lo más peligroso.



“La imaginación no es tan solo la capacidad humana de visualizar lo que no existe y, por consiguiente, la fuente de toda invención e innovación. En su dimensión más transformadora y reveladora, la imaginación es el poder que nos permite empatizar con aquellos seres humanos, cuyas experiencias nunca hemos vivido”

J.K. Rowling


Cuando ves la magia de la vida ¿De qué vale la seguridad de seguir en un empleo solo porque es “seguro”? ¿De qué vale tener esto o aquello, sólo por tenerlo?

Lo que vale es la experiencia ¿Para qué te levantas cada milagrosa mañana? El sol salió, los pajaros cantan, tu compañer@ respira rítmicamente, tus hij@s, esos pequeños que estuvieron en el útero, transformándose, de un óvulo y un esperma, a esa personita que te dice mamá o papá y cree en vos y te ama. Hay tanta magia en la vida, no lo olvides, sólo depende de que cambies el lente.

¿Estás deprimido? Es porque te estás enfocando en lo incorrecto, cada día es un milagro. Sí, suena a cliché, pero es cierto. Que hoy amanezca nuevamente, que abras los ojos, respires, que tu corazón late, que tenés un día para aprovechar haciendo lo que quieras y compartir con otras personas la maravilla de una oportunidad nueva.

Quiero que mis hijos crezcan reconociendo esa magia, que la vean en cada rincón del mundo, en la cotideaneidad y en las aventuras únicas y, recordar, que la magia existe.

Que esa depresión que me daba ver mi entorno, comparándolo con lo que leía en los libros que me marcaron tanto con sus historias de aventuras, era porque daba por hecho de que lo normal es vivir una vida gris: hacer, cumplir, aceptar la rutina y postergar lo que uno realmente quiere, en pos de la “seguridad” y la supervivencia.

Y así, como en Harry Potter existe el mundo mágico y el muggle, donde éstos últimos no ven la magia.  En nuestro caso, depende de cómo decidas ver el mundo y verte a vos.

Cuando definís tu propósito, y te conectás con tu talento, con tus capacidades, con tus pasiones y planteás concretar tus sueños, haciendo lo que amás.  Yendo más allá de tus limitaciones, actuando con valentía, coraje... La magia se palpa en cada acto y decisión. 

Porque lo que antes era parte del día a día en el que vos no tenías poder de decisión (o eso creías), hoy sabes que sólo depende de vos: 

Si te comprometés a crecer en cada situación, a maravillarte con lo que en otro momento das por sentado y es habitual, en ir más allá de tus miedos, en encontrar el espejo en las situaciones, en descubrir las señales que te dicen de tu coherencia o incoherencia, en distinguir las casualidades que te presenta el universo y aprovecharlas… Si te inspiras y sorprendes con tu poder… y creas una realidad armoniosa para vos

¿Qué es eso, sino magia? Y ahora, te voy a contar de dos encantamientos que podés usar, sí, aunque no tengas varita...



Dos “hechizos de magia” para aplicar.


Funcionan sin varita, o quizás es mejor decir que el poder de la varita está dentro tuyo.


La magia no existe, te dicen cuando mirás esas películas fantásticas. Esos son cuentos.

Mirá esta escena. Para hacer el Patronum, tenés que conectarte con un momento feliz, en el que te hayas sentido fuerte, pleno y seguro de vos.

El patronum sirve para ahuyentar a los Dementores, que consumen toda tu energía vital, tu felicidad.

Para invocar el hechizo, tenés que concentrarte en ese momento de plenitud, y sólo así lograrás hacerlo.

Imaginate, aparecen los dementores, y tenés que alinear tus emociones para lograr invocar el patronum y lograr eliminarlos, no debe ser fácil.

Ahora, imagínate también, estar en esos momentos donde te invade el miedo, perdés energía. Ves todo oscuro. ¿Qué hacés? Generalmente alimentás esos pensamientos y, comenzás a ver todo cada vez peor, incluso hasta deprimirte.

Pero, si te acordás del patronum, la única forma que tenés de ahuyentar toda esa mierda es alinear tus emociones y conectarte con un momento donde te hayas sentido especialmente bien y con poder, con confianza en vos mismo y donde sentías que nada podía salir mal.

Y desde ahí, mirá nuevamente la situación… Ya no parece tan grave, ya perdió su magnitud. Ahora sí, podés ahuyentar ese mundo negro que veías.

Sí, no es tan espectacular como en la peli, porque no tenés varita mágica, ni sale un animal de poder, pero podés hacerlo tan mágico como quieras con tu imaginación para que te funcione 😀


Otro hechizo: Ridiculizar tus miedos.

Los boggart son muy temibles porque toman la forma de aquello que te da más miedo, y la forma de combatirlos es a través del encanto: Ridikkulus.

Si viste HP, ya sabrás de qué se trata, sino mira la escena.


Se trata de ridiculizar eso que te da miedo. Y también es una buena herramienta para el día a día. Aprendiendo a reírte de tus miedos.

Vas a tener que poner mucho de tu parte, porque reírte de lo que más temés es fuerte. Te quita de la posición de victima.

Por ejemplo, te da miedo hablar con tu jefe: Imagina que vas a hablar con él y está haciendo fuerza en el baño (se le quita toda la temeridad, no?)

Cuando le quitás toda esa carga emocional poniendo al miedo en ridículo, éste se hace manejable, pequeño e incluso desaparece, porque lo ves tonto.

¿Qué vas a hacer para incluir magia en tu vida?

Espero que desde hoy aprendas a mirar el mundo con otros ojos.

Desafiate y descubri la magia de cada instante.

Y si sos mamá, papá, abuelo/a, tía, tío, maestro, permite que los niños te transmitan su magia, recordá cómo es ver lo que te rodea con sorpresa y curiosidad. Vas a alucinar.

Espero tus comentarios ¿En qué mundo vivís? ¿En el mágico o en el de la rutina gris muggle?

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies