fbpx

¿Por qué seguís con insatisfacción laboral?

¡Compartilo!

Voy a hacerte una pregunta ¿Qué es lo que te impide dejar ese trabajo que tanto detestas? ¿Qué te hace mantenerte ahí? ¿No hay otras opciones?

Ya sé, ya sé, tenés que pagar el seguro del auto, comprar las cosas que piden los chicos, la escuela, la hipoteca, etc.

Pero más allá de eso, ¿Para qué hacés lo que hacés cada día?

Mirá el video,  lee el post y contanos qué te parece.


Cuando sentís que vas cada día a un trabajo sin sentido, que eso que hacés te roba tiempo de hacer lo que realmente querés, de compartir con tu familia o amigos. Que te levantás cada mañana a ocupar 8 horas de tu día en una actividad que te roba energía, y que te impide realizarte… Comienzan las quejas.


iR MÁS ALLÁ DE LAS QUEJAS DEL DÍA A DÍA.

Que mi jefe, que los compañeros de trabajo, que no me valoran, y una gran lista de quejas diarias que ya son tan habituales que te acostumbrás.

Y como, según las estadísticas, el 80% de las personas se sienten insatisfechas con lo que hacen, es la moneda común.

Y así, se escuchan dichos como “estoy en la lucha”, “no se puede todo en la vida” y te empezás a conformar con los pequeños ratos de placer, y recompensas efímeras.

Pero conformarse con lo que hace la mayoría, no es alentador. Sí, te da mejores excusas, pero en el fondo sabés que tiene que haber más que eso.

De repente, te ponés a ver las redes sociales, y ves que hay otras personas logrando aquello que vos querrías, y te da una gran frustración. La comparación es inevitable. Pero cuando volvés a tu realidad, de nuevo aparecen las justificaciones.


¿Dónde estás vos?

No sé qué concepto tenés de la misión de la vida, pero desde mi punto de vista estamos aquí para crecer y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos (eso incluye que tenemos que mejorar de algún modo nuestro entorno)

Y eso te pone en un lugar central. Así que te pregunto, ¿Dónde estás vos cuando decidís ocupar 8 horas de tu día haciendo algo que no te llena y con lo que te sentís cada vez peor? ¿Para qué haces lo que haces más allá de lo evidente? Porque hay otras opciones para ganar dinero…

Quizás ese trabajo era perfecto en su momento, pero hoy día ya no te desafía. O nunca te ha gustado y lo mantenés para conservar un sueldo seguro.

Pero cuando te pregunto ¿Para qué? En realidad quiero que te preguntes algo más profundo…

¿Es esa la única forma de conseguir eso que quiero?
¿Qué me impide dejar ese trabajo que no me gusta?

¿Por qué no te gusta? ¿Qué papel estás jugando vos en todo eso? ¿Qué podés hacer vos para cambiar?

Porque quiero que sepas algo, concentrarte en lo que te gustaría que cambie afuera es frustrante y no tiene sentido. El único que puede cambiar, sos vos.

¿Pero cómo hago? Suena todo muy lindo, pero si tantas personas están igual, es porque no debe ser fácil.

Fácil ¿Quién dijo que las cosas tienen que ser fáciles?

Cuando tenés una meta grande, un gran proyecto, y es muy complicado de conseguir, teniendo una motivación profunda, cuando definís ese Por qué y para qué Haces lo que haces, conseguís la fuerza y la determinación para lograrlo.


Es hora de que tomes las riendas: ¿Qué te mueve?

¿Qué es lo que querés? ¿Cuál es tu propósito?

Definir tus talentos y pasiones puede ser un buen comienzo para decidir qué querés realmente ( si te interesa este tema te recomiendo el libro El Elemento, de Ken Robinson)

También, diseñar como querés que sea tu día a día, tu vida cotidiana. ¿Cuántas horas querés trabajar? ¿Querés ser empleado o emprender? ¿Qué actividades querés hacer si o si? ¿Qué es un innegociable no?

Con determinación y teniendo en claro que querés, podés lograr lo que sea.

Si sólo te quedas en cambios externos, si cambiás de empresa, o te armas tu negocio sin definir qué querés, van a comenzar a aparecer los mismos problemas que antes.

El problema no es el trabajo en sí, tu jefe, o tu compañero de turno. O quizás, si, pero eso no lo podés cambiar.

Pero sí podés crear tu plan para que eso ya no sea un problema para vos.

  • ¿Qué creencias te hacen quedar en esa situación? ¿Crees que el trabajo implica sacrificio?
  • ¿Qué te impide encontrar otras opciones?
  • ¿Sabes realmente qué querés?
  • ¿Cómo sería un trabajo ideal?
  • ¿Cómo te gustaría que fuera un día de tu semana?

Pero además, planteate cómo podés hacer mejor tu entorno haciendo lo que te gusta hacer, cómo podés mejorar la vida de otras personas, o el medio ambiente...

Si no te respondés esas preguntas, armarás tu plan con la misma forma de pensar que ahora. Y si pensás igual, los resultados ¿Cómo van a ser?

Cuando tu trabajo está alineado a tus talentos y pasiones, y planteas mejorar la vida de otra persona (o la naturaleza, o la vida de de los animales) y sabés que estás aportando para construir un mundo mejor y que con eso obtenés tus ingresos. Imagina cómo vas a hacer tu trabajo, y cómo vas a volver feliz a tu casa. Y así, serás mejor con tu pareja y tus hijos, con tu familia y amigos.

Cuando elegís qué hacer acorde a tu propósito, todo cambia. Porque, incluso aunque sigas en el mismo trabajo, sabes que lo estás haciendo para construir esa realidad que querés. Que es un paso necesario para llegar a tu meta.

Te sirve de filtro para tomar decisiones. Es una diana, tu estrella polar que te indica adonde te tenés que dirigir para llegar a eso.

Entonces toma otra perspectiva…

Pero no es algo que se hace solo. Vas a tener que poner todo de vos.

Porque el automático va a querer llevarte a pensar como antes. Y en el camino quizás pienses que tus sueños y lo que estás planteando no tiene pies ni cabeza y que quizás por ello, el 80% de las personas siguen en esos trabajos insatisfactorios.

Lo que aún no sabes, es que esas personas siguen ahí, porque o no saben que hay otra posibilidad, o no quieren pagar el precio de ir más allá de sus limites.

Porque claro, nuestra promesa es que una vez que decides tu propósito todo cambia. Sin embargo, esa decisión implica una gran determinación de hacer las cosas distinto, de dar más, de ponerte en situaciones incómodas.

Tu visión de lo que querés es tan clara que no te das otra opción y seguís adelante. Más allá de los fracasos temporales, ganás o ganás.

Y digo fracasos para que entiendas de que hablo. Pero te aviso, que ver eso, en lo que no fue como a vos te hubiera gustado, como un fracaso, es parte del problema.

En vez de hablar de fracasos, hablemos de aprendizajes. Lo único que pasó fue que hubo un resultado.

¿No te gusto ese resultado? Entonces mejorá lo que hay que mejorar.

¿Qué puedo hacer distinto la próxima? ¿Qué no consideré? ¿Qué me hizo fallar? ¿Cómo puedo usar esa falla a favor? ¿Qué en mí me hizo desviarme de mi resultado?

Y entonces, ¿qué fue lo que hubo en el medio entre ese resultado no deseado y lo que cambiaste para mejorar el próximo resultado?  Lo que hubo y no se ira de allí, fue tu crecimiento.

Felicitaciones, estás más cerca de tu propósito.

Y si te fijas en lo que recién dijimos, te darás cuenta de que aparte de vos y ese resultado, no hay otro a quien responsabilizar por eso que sucedió. ¡Esto es muy importante!


Sólo depende de vos.

No te gusta tu trabajo y sigues padeciendo 8 horas de tu día encerrado haciendo algo que no te llena. ¿Por qué seguís ahí?

La respuesta es que todavía no decidiste eso que VOS QUERÉS. Porque cuando lo hagas, incluso si no dejaste tu empleo, todo habrá cambiado.

La claridad de definir que querés te aportará:

CORAJE

MOTIVACIÓN

PRIORIDADES

DETERMINACIÓN

Y yendo hacia eso que quieres CRECERÁS. Convirtiéndote en una mejor versión de vos. Y cuando te sientas pleno y con alegría por seguir tu Propio Camino, contagiarás tu brillo.

Y eso te pone en la posición de ser mejor compañero/a, padre/madre de tus hijos, líder.

Iluminarás con tu propósito tu camino e inspirarás a los demás a hacer lo que a ellos les inspira.

¿Qué preferís creer? ¿Qué la vida es una sucesión de horas de las cuales algunas son para hacer lo que hay que hacer aunque no te guste, para después tener ratos de esparcimiento y distracción, poco tiempo para aprovechar a hacer lo que te gusta o a estar con quienes amás?

O que la vida es desafiarte a vos mismo y lograr vivir la vida que querés, disfrutando de lo que haces cada momento, e incluso en los momentos incómodos o tediosos, saber que todo lo que haces te lleva a Crecer, mejorar internamente y tu entorno. Y que gracias a compartir tu talento, a hacerlo con pasión, obtenés ingresos.

Y antes de que pongas alguna excusa: Siempre hay una opción.


si no existe una alternativa, inventala.

Todos tenemos talentos, somos únicos. Quizás tenés que cambiar tu perspectiva para darte cuenta de qué capacidades y pasiones tenés y cómo podés desarrollarlas.

Cuando conocés tus talentos y pasiones, es muy improbable que te detengas por lo que los demás piensen de vos, o porque no tenés las habilidades… Lo vas a hacer, porque despierta tu deseo, y eso te dará la disciplina y la voluntad para lograrlo.

Te empuja a encontrar los recursos que necesitas para hacerlo.

Quizás amás tu profesión, y sólo no te gusta el lugar donde trabajás. Arriesgate y busca otras opciones. No es tan fácil encontrar profesionales apasionados y siempre son solicitados.

En resumen, definir qué querés te dará la guía hacia adonde dirigirte. Y no te compliques pensando cómo hacerlo, da el primer paso.


Determinar el plan

Ahora que sabes qué querés, creá ese plan para llegar a tu meta.

  • Considera tu situación actual
  • Que talentos, habilidades, pasiones, tenés.
  • Cuál es tu situación financiera.
  • Tu situación familiar.
    Tu empleo.
  • ¿Cómo sería tu vida ideal?

¿Querés vivir viajando, vivir en el campo, un empleo específico, trabajar desde tu casa…? Establecé tus prioridades.

¿Cómo tendría que ser tu trabajo para compatibilizarlo con la vida que querés? ¿Qué en tu trabajo promueve tu forma ideal de vida?

Pensá con ambición, sin miedo a soñar y ordená tus prioridades.

Crea tu plan y da el primer paso. ¿Qué pasos vas a seguir para conseguir eso que querés y hacerlo? Incluso si no sabés, si crees que no podés…

Ahora que tenés todo esto en mente, COMENTÁ ¿Seguís pensando que no tenés otra alternativa? ¿Seguís pensando que te tenés que conformar?

¿Cuál es tu mayor barrera en cuanto a vivir la vida que querés?

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



También te puede interesar...

Deja un comentario