fbpx

No me gusta mi empleo

empleo


¿Cuantas veces has pensado, “me gustaría hacer otra cosa”, u “otra vez a ese mismo empleo”, “que ganas de que llegue el fin de semana”, y tantas otras formas de lo mismo?

Recuerdo cuando eso me pasaba a mí, y era cada vez peor. No sabía qué hacer.

  ​



Tiene que haber otra manera

¿Has pensado alguna vez que esa no es la forma? ¿Qué tiene que haber otra manera de vivir?

Pero no ves la salida. Piensas “algún día llegará algo distinto”, y quiero que sepas que no.

Eso no pasará. No hay posibilidad de que algo distinto llegue a tu vida. ¿Sabes por qué?

Porque eres tú el que debe generar ese cambio en tu vida. Lo mágico existe, sí. Pero para eso se necesita un mago que lo haga.

Anthony Robbins dice que “todo comportamiento es consecuencia del estado en que nos hallamos”.

 Si tu comportamiento es continuar con eso que no te llena, que no te hace feliz, entonces debes saber que eso es consecuencia del estado en que te hallas.

De la misma manera, cuando alguien te trata de una manera determinada que no te gusta, o te hace sentir mal, tienes que saber que no es la persona, sino el estado en que ella se encuentra.


¿quién genera el estado en el que te hallas?

Para eso primero definamos que es un estado: puede definirse como la suma total de nuestra experiencia en cualquier momento dado. También, como la suma de los millones de procesos neurológicos que se producen en nuestro interior.

Muchos de nuestros estados se producen de manera inconsciente. Lo cual no quiere decir que no lo estemos haciendo nosotros. O quizás técnicamente sí.

¿Porque digo esto? Porque si el estado en que nos hallamos se ha generado de manera inconsciente, eso quiere decir que quien lo ha generado es tu ego: 

El ego: Ese paquete de información que tenemos dentro (cultura, familia, mitos, etc.), que es desde donde generalmente decidimos todo.

.

Entonces ahora estás en condiciones de entender.

¿Desde donde estas decidiendo continuar con eso que no te gusta, que no te llena y que encima ocupa, probablemente, el 80 % de tu tiempo o más?

¿Es porque alguien te enseñó que “es lo que hay que hacer”? o porque ¿es mejor tener un sueldo seguro?

O por alguna de las millones de razones que te puedes dar a ti mismo, desde tu ego, que hasta este momento sigue decidiendo por ti, incluso cuando la realidad te muestra que no es por allí.

 Pero claro está, no es tan fácil. Porque si tu generas un vacío de empleo, simplemente renuncias, ¿qué harás después? ¿Como pagarás tus cuentas?


desvíos y retornos

En mi caso, hace mucho tiempo tenía un trabajo que no sólo no me gustaba, sino, que sentía que me hacía perder el tiempo.

Sentado en una oficina todo el día, como “jefe” de administración, título que no me hacía sentir mejor, aunque el dueño de la empresa creyera que lograría hacerme sentir importante. Y así, lo único que lograba, era confirmarme lo poco inteligente era él.

En fin, lo que descubrí con el tiempo, es que simplemente me había desviado de mi camino, y debía retornar hacia donde yo quería ir. Tal cual, si vas por una autopista que te lleva a tu destino, y te equivocas en la salida, sólo tienes que ir a una nueva entrada hacia esa autopista.

Pero claro está que, si no tienes claro tu destino, esa meta hacia donde te diriges, pues el yo, tu ego, tiene todas las de ganar, porque solamente irás hacia donde siempre has ido, repitiendo el pasado.


el mejor punto de partida

Entonces vamos a lo práctico, que es donde realmente puedes hacer la diferencia. Y pon mucha atención en lo que sigue, porque es realmente muy poderoso.

Dejar tu trabajo no es el mejor punto de partida. Si no cambias en ti  eso que te lleva al trabajo donde estás, el próximo trabajo será peor que el anterior.

 O lo que es muchísimo más terrible, tu próximo empleo será más cómodo que el anterior, logrando (tu ego) así, que dures muchísimo más tiempo en eso que te es cómodo, pero que te estanca cada día más, sin crecer, y, por el contrario, envejeciendo a pasos agigantados.

Lo primero es lo primero. Si quieres que un árbol crezca, ocúpate de su raíz. Descubre que es lo que en ti decide que estés donde estas. Una vez eso esté bien claro, veras que sí, estar en ese trabajo es realmente insoportable. ¿Qué?

Si no eres consciente de lo que decides, entonces puede ser molesto. Pero si ya sabes desde donde decides eso que no te hace bien, se tornará verdaderamente insoportable. Y eso es MUY BUENO, porque estas mucho mas cerca del cambio hacia una mejor versión de ti mismo.


es hora de que decidas tú

Ya descubriste eso que en ti decide, entonces es hora de que seas tú el que decida. 

¿Qué es lo que quieres?
 ¿A dónde quieres llegar?
¿Qué quieres ser?
¿Qué deseas obtener?

DECIDE tu resultado. Ese será de aquí en más, el punto de partida.

 La solución no es escapar. La solución es ir a por eso que te mueve, que te inspira, que te desafía, y te gusta. Y entonces sí, el empleo que elijas será tu incentivo. Y te prometo que cuando se acerquen tus vacaciones, solo querrás irte de viaje, para mejorar eso que elegiste hacer. Y no como fue hasta ahora, para no hacer eso que haces cada día.

Pero entonces, una vez que descubro desde que creencia en mi estoy decidiendo seguir con eso que no me gusta ni me hace bien, simplemente ¿elijo mi resultado y dejo mi trabajo?

La respuesta es un contundente NO. La magia está en que una vez que decidas eso que quieres hacer en tu día a día, simplemente lo harás en cada rato que tengas libre.

 Te levantarás más temprano, o te irás a dormir más tarde.

Te organizarás de manera de que resulte mejor para ti, y entonces lo que sucederá es que ese trabajo que no te hace bien, lo harás más rápido y posiblemente mejor que antes, solo porque te entusiasmas por ir a hacer eso que elegiste.

Y en muchísimo menos tiempo del que crees, estarás ya tan ocupado con tu nueva VIDA, que ya no habrá lugar para ese empleo que te arruinaba día tras día.

Un cambio drástico puede también ser una opción. Sólo depende de ti.

-Entonces, ¿qué cambió? ¿El empleo?, ¿mis horarios?, ¿mi rutina?

El que cambió fuiste TU. Tú generaste el cambio.

¿Desde dónde? Desde un Propósito que decides como Faro que ilumina tu camino. Tu Faro ilumina tu camino.

Pero solo TU puedes decidir tu FARO.

La única diferencia entre el cielo y el infierno es de quien observa.

A POR ELLO!

Comenta, ¿ya te has animado a soltar las cadenas que te atan? ¿Lo has decidido? y si no es así, ¿Por qué no?

Compartelo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guárdalo en tu tablero. 

Autor: Marcos Ferraris 

Soy feliz compañero de Victoria, y creamos Enciende tu Faro, para ayudar a las millones de personas que se animen a conquistar su mundo.

 Desde mi momento a momento, quiero ser el mejor ejemplo de libertad para que nuestros hijos Julian y Tahiel sepan que no hay imposibles. 

Siempre, pase lo que pase, me dirijo hacia eso que digo querer.

No hay excusas, solo hay escalones y quiero Enseñarte como subirlos. 


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Deja un comentario