fbpx

Desde que nos conocimos, no somos los mismos.

Hemos crecido, superado barreras, expandimos nuestras mentes, aprendimos a creer en nosotros, a que hay muchas más maneras de vivir la vida.

Todo esto fue un proceso, que empezó cuestionando lo establecido y proponiéndonos vivir una vida simple, conectada a la naturaleza, disfrutando de todo aquello que se olvida con la prisa y con las prioridades que marca la sociedad.

Por como éramos, la experiencia de vivir simple, tenía que ser extrema. Nos fuimos a vivir a una “casita” sin electricidad, ni gas, ni siquiera un fregadero en la cocina, ni ningún tipo de comodidad.

Vivir con lo básico, disfrutando del silencio, del monte, de la soledad, el arroyito, los detalles, la contemplación, la huerta, los perros, gatos.

Que no nos importe la ropa, ni cómo nos veíamos. Disfrutar de leer, subir árboles, montañas, caminar por el monte…

Fue un gran cambio, que nos permitió conocernos a nosotros mismos, probarnos, hacernos más flexibles. Logramos soltar muchas de las creencias comunes de todo lo que se necesita para vivir, y el uso del tiempo.

El silencio y la falta de tareas programadas fueron una gran prueba de autoconocimiento, gestión de emociones, surgían automáticos que no tenían sentido… Los “hay que”… “Se debe”… que venían de lo que aprendimos, se pusieron muy en evidencia.

¿Por qué, por ejemplo, no podíamos vivir un día sin prisas y contemplar el arroyo y jugar con los perros sin sentir culpa?

Fue un proceso de ir para adentro, y preguntarnos ¿Qué queríamos? ¿Por qué hacemos lo que hacemos?


Hasta ahí era solo un  “sueño hippie”✌

Con el tiempo, nos dimos cuenta de una cosa… Habíamos logrado vivir en el lugar de nuestros sueños, experimentamos estar inmersos en la naturaleza, y mayormente autoabastecernos del huerto… Pero aprendimos que con eso no alcanza…

Teníamos una vida muy “familia Ingalls”, y así y todo, seguíamos teniendo los mismos problemas de antes disfrazados de otras maneras.

El principal problema era la escasez. Y claro, hoy lo vemos muy claro, teníamos tanta “abundancia” como la que estaba programada en nuestra mentalidad. Es decir, siempre teníamos lo justo (o menos).

Nos alcanzaba para cubrir las necesidades básicas, pero, por ejemplo, si se rompía el auto… teníamos que caminar esa semana.


¿Cómo pasamos de esa mentalidad de escasez a la mentalidad de riqueza?

En los primeros años en Ojo de Agua, viviendo en el campo, queríamos ser lo mas autosustentables posibles, pero en algún punto, necesitábamos la plata.

En ese momento estábamos peleados con el dinero. Lo teníamos estigmatizado, como el creador de problemas de familia, el generador de luchas de poder, y pensábamos que no tener que usarlo, era una solución. Pero vivimos en esta sociedad, donde el dinero es la moneda de intercambio, y lo necesitábamos.

Para ponerle gas al auto, para comprar el alimento que no éramos capaces de generar, para comprarnos ropa…

Y si bien siempre aparecía, nos cansaba tener que conseguirlo a cuentagotas.

Como suele pasar, entre lo que nos imaginábamos que iba a ser vivir autosustentablemente, y lo que era, había una distancia.

Después de ese hartazgo, comenzamos a cuestionarnos ¿Qué queríamos? ¿De donde sacamos que vivir simple tenía que significar vivir incomodo y sin plata? 

Tenía que haber alguna manera de vivir simple en el campo, pero con más comodidad y dinero.

Dinero para comprar herramientas que nos hicieran más simple el trabajo, para arreglar el auto y usarlo cuando quisiéramos, comprar mejor comida para nosotros y nuestros perros, etc.

Cuando fuimos conscientes de que la idea de vivir en el campo, simple, no tenía que estar ligada a la necesidad y a la falta de dinero y abrimos nuestro campo de posibilidades, el universo respondió muy rápidamente, a tal cambio.

Apareció el trabajo fijo en el lugar donde vivíamos, un sueldo y nuestra casa propia mucho más cómoda que los lugares que cuidábamos antes.

Fue magia pura. Cambia tú y cambiará tu realidad en hechos concretos.

Con las “ambiciones” de ese momento, estábamos viviendo nuestro gran sueño. No sólo estábamos cumpliendo lo que nos habíamos propuesto, sino que nos estaban pagando por ello, incluso, nos pagaron para hacer nuestra propia casa.


En esos años nos dedicamos a convertir el lugar al que llegamos en un vergel comestible con huerto y frutales. Pusimos mucha energía y amor en la huerta. Trabajamos sin parar, solos, con amigos, meditando, riendo a carcajadas. Una época de mucha conexión con la tierra y mucho del día a día para crear un lugar más lindo donde vivir.

Lo que puedo decir de esos años, es que si bien, teníamos claro que queríamos el huerto y los frutales, no teníamos un resultado claro adonde llegar. Había mucho idealismo, mucho de vivir el presente, sin un plan.

Nuestra vida había cambiado un montón, radicalmente, pero seguíamos teniendo limitaciones que no nos permitían explotar nuestro potencial.


Un punto de inflexión.

Durante esos años conocimos la enseñanza de José Luis Parise, y marcó un antes y un después en nuestras vidas.

También entendimos, al fin, LA IMPORTANCIA DE TENER UN MENTOR. Sea lo que sea que quieras lograr, hay alguien que ya recorrió ese camino, y te puede decir que piedras no haz de pisar, y cuales si, para, al menos, llegar mas rápido.

Todo el conocimiento de libros sobre crecimiento interior, cobraba todo el sentido con esa enseñanza y lo que nos marcó profundamente fue conocer que todo lo que creíamos que éramos nosotros, en realidad, era ego.

Que, para Existir como Sujetos, teníamos que fundarnos.

Si bien, entendíamos qué era el ego por otros autores, nosotros creíamos que, en el fondo, había algo propio… Pero como cuando pelas las capas de una cebolla, en el centro no hay algo.

Ahí surgió una certeza: NOS TENÍAMOS QUE CREAR.

Esa fue la clave para decidir ponernos resultados propios. Y así fue como comenzamos con ideas tan locas como la de crear un método para agigantar hortalizas y la pasión por viajar.

Más allá de que habíamos crecido y habíamos logrado un montón de cosas que nos parecían imposibles, seguíamos teniendo las mismas limitaciones y por eso llegábamos a los mismos lugares.

Ideas locas que por supuesto conseguimos, gracias a caminar un camino interno en el que la vara con la que mides tu crecimiento es leerte a ti mismo en eso que afuera te refleja.


El espejo.

Si queríamos agigantar vegetales, entonces, teníamos que crecer nosotros. 

Si queríamos viajar a lugares imposibles, debíamos hacer nuestro viaje interno, y hacer posible en nosotros mismos, eso que creíamos imposible fuera de nosotros.

Medir tu parte interna con eso que te refleja afuera, supone lo más difícil de todo:

Asumir que Eres completamente responsable de lo que te sucede, y lo que no te sucede en la vida.

Entonces, lo que era queja, se convirtió en hacer para solucionar… lo que era bronca hacia el otro, se convirtió en mirar hacia dentro y entender qué es lo que el otro me muestra de mi mismo por lo cual me da bronca.

Te puedes imaginar, si lo piensas dos minutos, que nada de ésto sucede automáticamente. Es a generar. Y cuando lo generas, lo sabes: un sujeto que antes no existía esta emergiendo.

Toda esta transformación, de la cual aquí solo te cuento algunos de los títulos, supone e incluye innumerables bordes atravesados.

Miles de miedos afrontados y superados.

Dejamos de compartir con personas que sentíamos frenaban nuestro crecimiento, para dar lugar a personas mas similares a nosotros en ese aspecto.

Una de las frases que mas nos incentivan a caminar el verdadero camino, o sea, el interno, y que se reflejan en el camino externo es la siguiente: “Hay que hacer lo que hay que hacer”. 

O sea, por mas que duela, por mas que de miedo, por mas que no guste, y por mas que lo que sea: Hay que hacer, lo que hay que hacer.

Pero si hay algo que nos caracteriza, y es una característica que habla de nosotros porque ASI LO DECIDIMOS, SIEMPRE, es: El compromiso con nosotros mismos es 100%.

Y entonces, cada día crecemos. Y solo entonces nos podemos comprometer contigo a la hora de enseñarte lo que queremos enseñarte.

El compromiso 100% hizo que logremos viajes “imposibles” como ir a Polinesia, o aventuras como un viaje a Reino Unido, México, Barcelona y USA para aprender más sobre hortalizas gigantes.

Bora Bora, Polinesia​


Marcos y las verduras gigantes

Parece un título de un cuento, pero es real. 

Después de años de hacer huerto, ya habiendo probado cientos de recetas de abonos, plantado cientos de especies de verduras, etc. Ya no había muchos desafíos en este ámbito.

Hasta que Marcos tuvo el sueño de agigantar las hortalizas, y no sólo eso, sino también crear un método para quien quiera hacerlo, tenga los pasos para realizarlo.


De este sueño, surgieron miles de experiencias, especialmente, internas… desafiando muchas creencias y verdades que nos hacían pensar que lo que Marcos quería lograr era imposible.

El verdadero camino interno es individual, y si, como seres sociales que somos, podemos hacerlo juntos y se potencia. Así, que me sumé al proyecto de agigantar las verduras, y juntos estudiamos y pusimos en práctica cientos de experimentos.

En Findhorn, Escocia. Aprendiendo sobre huerto

Recuerdo momentos en los que nos marcábamos el uno al otro, cuando notábamos que el ego nos estaba tomando, para así revertir la situación, y seguir avanzando.

Para hacer esta larga historia más corta, puedes entrar en amazon y buscar Semillas de Magia. Es el método que creamos, y que lleva el nombre de Marcos porque el fue el más involucrado en todo el trabajo de campo, y el más apasionado por el tema.

¿Te das cuenta del cambio de mentalidad que hicimos? De pasar a querer generar lo básico para vivir, nos atrevimos a soñar con crear cosas más grandes, y a vivir experiencias que nunca nos hubiésemos podido imaginar.

¿Y sabes qué? Todo ese vacío que alguna vez habíamos sentido por vivir la vida de otro, por hacer lo que se esperaba de nosotros, se extinguió una vez pusimos como estrella polar el resultado de cada uno y comenzamos a recorrer la aventura del crecimiento que supone llegar a lugares que creíamos imposibles.

Cómo surgió Enciende tu Faro es el mejor ejemplo de este crecimiento, de por qué es tan importante plantearse nuevos desafíos y no quedarse en la zona de confort.


Cuando lo que era desafio se transforma en comodidad.

Seguro que te ha pasado de entrar en un nuevo trabajo y que, por la novedad, te parezca todo desafiante, retador e incluso entretenido, pero que con el tiempo se transforma en una rutina aburrida, que ya no tiene condimento y que no te motiva.

Si has vivido eso, entonces entenderás que luego de vivir en el campo 10 años, ya habiendo creado un método para hacer las verduras cada vez más grandes, el lugar donde vivimos tantas aventuras, se convirtió en nuestra zona de confort.

Es muy interesante, porque generalmente, la gente trata de llegar a una estabilidad, pero cuando llega se aburre… Y ahí llegan las crisis y la falta de entusiasmo por la vida. Porque no se ponen nuevas metas, es como que llegaste adonde querías y ahora ya está.

Pero aquí en el campo, una cosa que aprendimos de nuestras abejas es a ir más allá de esa comodidad.


Emuná

Y como ya sabíamos que cuando estás cómodo el ego se regocija en tu NO crecimiento, entonces decidimos generar una mucho mejor situación financiera con un nuevo proyecto, tan novedoso como lo era fabricar y vender Plata y Oro Coloidal. 

Hoy día ya hay muchísima información al respecto en internet, y cada vez mas gente lo produce y vende, porque son productos realmente muy potentes en cuanto a por ejemplo, mejorar y fortalecer el sistema inmune.

Durante largo tiempo estudiamos todo al respecto, conseguimos equipos importados y logramos generar la mejor calidad de al menos, Argentina. 

Este proyecto también nos dio la oportunidad de hacer viajes increíbles, y fuimos, por ejemplo, a hacer analizar nuestros coloidales a laboratorios especializados en los EEUU.

Algo que nos pasaba a menudo con la venta de estos productos, era que venía por ejemplo, gente enferma de cáncer a preguntarnos si la plata y el oro coloidal los ayudarían.

 Y si bien es cierto que su calidad de vida mejoraría notablemente, también es cierto que todo en nosotros les quería enseñar que la raíz de toda enfermedad, está en su psique, por lo cual es allí donde se solucionaría toda problemática.

 Y ésto era un freno, porque nos dábamos cuenta de que teníamos muchísimo mas para dar que los mejores coloidales posibles.

Entonces decidimos escucharnos y no luchar más contra algo que crecía a diario en nosotros.

La pasión por enseñar lo que mejor funciona a la hora de cambiar la propia realidad, o sea, la raíz psíquica de todo lo que existe en la vida de cada quien.

Entonces, decidimos vender el emprendimiento, cuando estaba ya mostrando crecimiento en facturación y alcance realmente sorprendentes, sobre todo cuando lo que haces, lo haces en una economía tan inconstante como la de Argentina.

Enciende tu Faro

Hace un tiempo tenemos el deseo de viajar alrededor del mundo con nuestros hijos. Julián y Tahiel. Disfrutar de nuevos sabores, aprender de diversas culturas y conocer lugares paradisíacos.

Y en 2019 conocimos la oportunidad de emprender digitalmente, que te ayuda a tener libertad geográfica, porque sólo necesitas tu ordenador y una conexión de internet, para trabajar.

Sin tener idea de cómo ni cuándo, comenzamos nuestro emprendimiento digital, viviendo en ojo de agua, sin internet, ni conexión de móvil. Aún estamos viviendo en el campo, y no es fácil la transición, pero se puede y no hay excusas.

Encima, para que te des una idea de cuan determinados somos, fue al poco tiempo de “oficializar” y abrir Enciende tu Faro al mundo entero, que surgió la cuarentena obligatoria, por lo cual el viaje en lo físico tuvo que ser postergado unos meses.

Pero como ya sabemos que TODO lo que nos envía el universo, incluso cuando pareciera que es en contra de uno, es energía y se puede usar a favor, fue desde el mismo momento en que surgió la obligatoriedad de no moverse a otros lugares, que decidimos formar las mejores bases posibles para enseñarte de la mejor manera que el cambio que quieres hacer, es posible hacerlo desde ahora mismo.

Así que contratamos a la mejor mentora empresaria digital que encontramos, y gracias a su guía, hoy nuestro método para el cambio de vida radical, está aún mucho más afinado que antes. Por lo cual, siempre todo lo que hacemos, ya ves, es para nuestro crecimiento, y se reflejará en tu cambio de vida también.

Enciende Tu Faro surgió definiendo nuestro nuevo propósito. Integrando todo lo que nos gusta, en lo que somos buenos, que ayuda a otros y nos genera ingresos.

Hace mucho que queríamos encontrar una manera de generar ingresos más altos haciendo algo que nos encante… Y lo teníamos frente a las narices, pero no le habíamos visto la veta.

Todo el camino de crecimiento personal, de desarrollo interno, que venimos recorriendo hace años. Nuestra pasión, de lo que hablamos constantemente, de lo que aprendemos siempre, ahí está nuestro expertise.

Y hace años que ayudamos a muchas personas, sin cobrarles, motivándoles a animarse a soñar y a ir por sus sueños, y jamás dejamos de sorprendernos al ver los resultados que ellos alcanzaban después de un par de sesiones con nosotros.

Estaba delante de nuestros ojos. Y llegó porque crecimos, porque confiamos en nosotros, porque cambiamos nuestra mentalidad.

Es como cuando no encuentras tus gafas y las tienes en tu cabeza.

Esos dos que soñaban con auto sustentarse y vivir con lo simple, entendieron que más allá del lugar donde vivas, si no haces el trabajo interno de vaciarte de las verdades que vienen automáticas en cada uno, los cambios externos que hagas no duran ni marcan la diferencia…

Sólo si cambias tú, si te haces responsable de tu papel creador, sólo así cambiará tu realidad.

Y como sucede con todo ser vivo, si no creces, es porque estás muerto. Todo ser que vive, crece.

Para crecer debes atreverte a cambiar y a explorar lo desconocido. Sólo fuera de los límites del circulo de comodidad, te fundas como Sujeto.

Todo este crecimiento que te cuento que hemos logrado, sigue siendo cada minuto de nuestras vidas, con desafíos cada vez mas grandes, porque lo que te enseñamos, lo hacemos gracias a que lo practicamos nosotros, y entonces es en nuestras vidas que puedes ver: Funciona.

El cambio hecho desde el sujeto, es crecimiento, y eso es lo que queremos darte: las herramientas para que tu te realices personalmente. Tu realización es nuestro principal incentivo.

Comenta... ¿Qué te ha parecido nuestra historia? ¿Te animas a crear tu camino de reinvención? Nos encantará leerte.


También te puede interesar...


1 comentario en «¿Cómo construimos nuestro camino de reinvención?»

  1. Dos grandes maestros, dos ejemplos a seguir….cotidianamente demostrando lo maravillosas personas que son, en su accionar, en su escucha, en su entrega y en su búsqueda.
    Muchas gracias!!!! Siempre, por todo ello

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies