fbpx

Toma Decisiones con Compromiso

¡Compartilo!


Para dirigir tu vida tienes que tomar el control de tus acciones y ¿Qué es lo que precede a tus acciones? ¿Qué determina las acciones que tomas? La decisión.

Todo lo que sucede en tu vida, desde lo más grande a lo más pequeño, procede de una decisión. Y tiene tal poder, que configura tu vida, tu destino y por tanto, tu felicidad o infelicidad.


todo comienza con una decisión

Si contemplás tu vida ¿Qué decisiones diferentes la hubiesen cambiado radicalmente? Todo lo que hoy decidas, se reflejará en lo que has de convertirte.

Tu carrera, tu trabajo, formar una familia, un viaje, la compra de una casa ¿En qué medida esas decisiones han marcado tu vida?

Por ejemplo, alguien se divorcia, y por eso, decide concretar ese viaje en libertad que aclara las prioridades en su vida… O, tener un hijo, y darse cuenta de que quiere criarlo de una manera distinta a la común, para darle nuevas oportunidades.

Dependiendo de lo que hayas atravesado en cuanto a frustraciones, miedos, injusticias o pérdidas ¿Cómo actuaste al respecto? ¿Te limitaste a resignarte y quejarte? ¿Te cerraste a nuevas posibilidades basado en tu experiencia? ¿Obtuviste la fuerza para cambiar de rumbo o ayudar a otros en tu misma situación? ¿En qué manera todo eso ha configurado tu realidad actual?

Tus decisiones configuran tu destino. Y te ayudan a atravesar las limitaciones, miedos y crear recursos para lograr lo que deseas.

Si decides cómo quieres vivir, qué quieres aportar al mundo, con quiénes quieres relacionarte, qué cuerpo tener, cuánta salud, y cómo quieres sentirte cada día, ya obtenés el poder creador que necesitás.


preferencia o decisión

Claro, Vicky, todo muy lindo, pero no es tan fácil mantener una decisión. Yo quisiera tener mucho dinero, o hacer algo diferente en la vida, pero por más que lo quiera, hay muchas cosas que me impiden obtenerlo.

Sí, es cierto. Ahí radica la diferencia entre preferencia y decisión. Para que una decisión sea tal, debes comprometerte.

Cuando no te comprometes, no estás dispuesto a hacer lo máximo. Para obtener lo mejor para vos, tenés que emprender.

Tomar una verdadera decisión implica que te comprometas con tu resultado, y luego descartar cualquier otra posibilidad.


Mantener el compromiso

Comprometerse implica decidir qué tipo de persona querés ser.

Planteate criterios por los cuales determinar qué comportamientos son aceptables, qué otros dejar de lado y qué tenés que atravesar para ser tu mejor versión. Esto te proporcionará una guía clara en cuanto a tus acciones.

Lo general, es caer en justificaciones y quejas. Si te centrás en lo que tus padres no te han dado, en lo difícil que es la economía de tu país, que nunca tenés tiempo entre el trabajo y tus hijos, o la educación que no has tenido… Perdés todo el poder. Te estás dejando limitar por tu sistema de creencias, que destruyen la posibilidad de obtener la vida que querés.

Comprometerte con una decisión propia te da la oportunidad de sobreponerte a las excusas, y así, cambiar todas y cada una de las “áreas” de tu vida.

El compromiso, plantea descartar cualquier otra posibilidad. No te das la chance de ir por otro camino, porque sabés que manteniéndote en esa línea lograrás aquello que te has propuesto.

La fuerza de las decisiones te conecta con el poder que poseés. No es algo de algunos pocos, o de suertudos. Hoy puedes cambiar el rumbo de tu vida con ese poder, el de que nada te impida alcanzar tus metas.

Te dará el ímpetu y la capacidad de sortear cualquier obstáculo y tus propias limitaciones, de soltar eso que no te hace bien y abrazar la calidad de vida que pretendes.


practica con lo cotidiano

Es tan simple, y tan difícil. Los mecanismos autosaboteadores aparecen para no cumplir con tu palabra.

Una forma de empezar es practicando con cosas pequeñas y cotidianas. ¿Cómo me quiero sentir hoy? ¿Qué menú pediré en el restaurante, que me ayude a tener el cuerpo que quiero?

Proponerte 15 minutos de ejercicio cada día, hacer sonreír a las personas que se te crucen. Mejorar tu organización y cumplirla. Despertarte más temprano para dedicar tiempo a esa tarea que tienes pendiente.

Practicando el compromiso cada día, aprenderás de vos mismo, te dará fuerza para comprometerte con cosas más grandes a medida que veas los resultados. También verás en acción tus mecanismos de autosabotaje y cómo negociar contigo mismo y los demás, cuando aparezcan obstáculos.

Cumplir tu palabra, logrando lo que te has propuesto, te hará experimentar el poder de la ética y te ayudará a ser impecable contigo y con los demás.

Así como fortaleces tus músculos haciéndolos trabajar, la forma de mejorar tu compromiso es comprometiéndote.


las 3 decisiones que controlan tu destino

En el libro de Tony Robbins, Despertando al Gigante interior, cuenta cuáles son las decisiones que determinan tu destino. Estas decisiones forman tu percepción, tus sentimientos y acciones. Estas son:

  1. 1
    Las decisiones acerca de en qué enfocar la atención
  2. 2
    Las decisiones acerca de lo que significan las cosas para ti
  3. 3
    Las decisiones acerca de qué hacer para llegar a los resultados que deseas alcanzar

Este tipo de decisiones son, muchas veces, tomadas inconscientemente.

Te dejas llevar, sin decidir exactamente adonde querés ir. Te sentís a la deriva, y lo estás. Pero eso puede cambiar en cualquier momento. Sólo requiere que decidas, te comprometas, hagas un plan y tomes acción.

La forma en que tomas tus decisiones está condicionada por lo que has aprendido, y depende de tus valores, referentes, creencias, tus estados emocionales y las preguntas que te haces.

Todo esto te impulsa o te detiene, te hace sentir aceptado o rechazado, feliz, triste o enojado y determina tu éxito o fracaso. Te recomiendo que leas los libros de este autor, donde te da las herramientas para manejar estas variables y que el poder lo tengas vos.


fracasos y temores

Comprometerte con una decisión, significa atravesar el miedo al fracaso y el temor a tomar la decisión equivocada.

Seguro que en algún momento tomarás decisiones incorrectas ¡Aceptalo! Ya has tomado decisiones equivocadas, y las volverás a tomar. No hay que luchar contra eso.

El truco está en ser flexible. Observar las consecuencias de esos errores, y aprender de sus lecciones para considerar esos aprendizajes en el futuro.

A veces, esas experiencias son decisivas para darte cuenta de algo importante. No te castigues, ni te culpes, solo aprendé de ello y salí adelante con la frente en alto, con más experiencia y conocimiento de vos mismo.

Fracasar es parte de las posibilidades del camino. La diferencia está en qué haces con ello. 

La verdad es que en la vida no hay fracasos, solo resultados. Si no consigues los resultados que esperas, aprende de la experiencia y recuerda qué referentes nuevos tenés para tomar mejores decisiones.

Podés conseguir todo lo que te propongas si…


Tanto en los grandes resultados y en los pequeños, practicando el compromiso, vas a triunfar si:

  • Decidís claramente qué te comprometes a alcanzar
  • Accionás en consecuencia
  • Aprendés de tus errores y logros
  • Te mantenés flexible, adaptando tu estrategia para llegar a lo que deseas.

Las palabras clave son: Deseo y Decisión.


enfoque corto plazo- largo plazo

Qué suele suceder cuando alguien empieza una dieta sin estar comprometido. Como no ve cambios a corto plazo, sucumbe a los croissants de la panadería, y como ya cayó una vez, lo sigue haciendo una y otra vez.

El éxito o el fracaso dependen de una inmensa cantidad de pequeñas decisiones que vamos tomando a lo largo del camino. Y cuando tu enfoque es a corto plazo, perdés la panorámica y te olvidás de tu resultado mayor.

enfoque

El éxito, consiste en pequeñas decisiones, que a largo plazo hacen ver sus frutos.

 Si querés vivir con libertad, viajando por el mundo inspirando a otras personas con tu experiencia, debes comprometerte a ser tu mejor versión viviendo esa libertad internamente, alimentar tu experiencia aprendiendo habilidades que te permitan compartir tu pasión, manejar tus emociones, tomar decisiones coherentes respecto al resultado que te has propuesto, etc.

Solemos situarnos en las compensaciones inmediatas, haciendo que nuestras soluciones a corto plazo se transformen en problemas a largo plazo.

¿Recordás las tres decisiones que determinan nuestro destino? Pensá en ellas, y de qué modo te predisponen a darte por vencido.

La constancia, paciencia y perseverancia, son parte del compromiso. Lo que hoy te parece imposible a corto plazo, se hace posible si utilizas estos ingredientes del compromiso.

La naturaleza es una gran maestra en este tema. Imagínate si los árboles se desesperaran por tener hojas en invierno y desistieran de seguir adelante, vos les dirías, continuá, es momento de que acumules la fuerza para que en primavera brotes y des frutos.


<<<aprovecha el poder de la decisión>>>

  • Tomar decisiones reales implica un compromiso fuerte y claro. Para que tus decisiones sean rápidas y no te quedes dándoles vueltas, tenés que tener en mente tus valores y qué deseás en tu vida.
  • Una verdadera decisión conlleva acción inmediata.
  • Practicá el compromiso a diario, tomando decisiones concretas.
  • Aprendé de tus errores y aciertos
  • Mantén el compromiso con tus decisiones, pero con flexibilidad. No te quedes con la forma en que crees que debería ser, ten en claro tu resultado, pero abrite a rutas alternativas.
  • Disfrutá. Comprometerte con lo que decidís y hacés te abrirá puertas inesperadas. Viví la magia. Ahora sabés que el compromiso, y tus decisiones son las que determinan tu futuro. De este modo, dejás de ser víctima de tus circunstancias.
  • Demostrate a ti mismo el poder del compromiso. Ponlo en práctica en cada cosa que hagas, incluso en aquello que no te gusta, úsalo para aprender tus capacidades y limitaciones.
  • Considerá que se te van a plantear desafíos. Utilizá el poder de la decisión para atravesarlos

Haz algunos cambios ahora mismo

¿Te atreves a empezar ya?

  1. 1
    Hacé una lista con 4 acciones que quieras emprender y vengas posponiendo. Concretas y simples.
  2. 2
    Debajo de cada acción escribí la respuesta a: ¿Por qué no lo he hecho aún?
  3. 3
    Ahora, escribí la respuesta a otra pregunta: ¿Qué sucederá si no cambio ahora? Sé honesto.
  4. 4
    Es el turno de escribir todo el placer que tendrás al emprender cada una de las acciones ahora mismo.  Explayate, de aquí obtendrás toda la motivación.
  5. 5
    Ahora, creá un plan de acción para poner en marcha esas acciones y comprometete a seguirlo.

¿Que te ha parecido? Contame en los comentarios a qué conclusiones has llegado luego de hacer el ejercicio...

Compartilo con tus amigos y familia en Redes Sociales, o guardalo en tu tablero. 

Autora: Victoria Jué

Soy mamá emprendedora, amo viajar y estoy completamente segura de que todos podemos vivir una vida acorde a lo que queremos, sólo hay que decidirlo. 


Estoy Felizmente casada con Marcos, con quien creamos Enciende Tu Faro y tenemos dos hermosos niños: Julian y Tahiel.


Te regalamos esta guía gratuita con la que podrás dar los primeros pasos hacia la vida que deseas.


Segui nuestras aventuras por instagram y facebook 



Deja un comentario